Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un funeral de Estado para un un heredero que no llegó a reinar

Don Juan de Borbón es hijo y padre de reyes, pero nunca llegó a reinar. A pesar de ello tendrá un auténtico funeral de jefe de Estado y será enterrado en el Panteón de Reyes de El Escorial.Con el conde de Barcelona se hará una excepción por expreso deseo de su hijo don Juan Carlos, que así se lo comunicó hace años a la Presidencia del Gobierno y a la Diputación General de la Grandeza de España, el órgano rector de los aristócratas con título de grandes.

El propio don Juan de Borbón ha manifestado en ocasiones su deseo de ser enterrado en el monasterio de Poblet, donde fueron sepultados los nobles que ostentaban títulos del Condado de Barcelona, pero al final no va a ser así por decisión de su hijo.

Todo está listo desde hace semanas para organizar el entierro y los funerales del padre del Rey. Los servicios de protocolo, la seguridad y hasta los técnicos de TVE, que retransmitirá en directo el funeral, han preparado minuciosamente un acto al que asistirá el Gobierno en pleno, los presidentes autonómicos, las principales familias reales de Europa y el cuerpo diplomático.

Para estar presente, el ministro de Asuntos Exteriores, Javier Solana, deberá acaso cancelar en parte su viaje a EE UU y a México que inicia el próximo domingo.

Cronológicamente, todo empezará con una misa "córpore in sepulto que se celebrará en la misma Clínica Universitaria de Navarra poco después del anuncio del fallecimiento de don Juan de Borbón. Se decretará entonces también una semana de luto oficial que, en la práctica, significará que las banderas españolas ondearán a media asta, y lucirán el correspondiente crespón negro.

Capilla ardiente

Al día siguiente, un avión militar trasladará al féretro a Madrid desde Pamplona. Durante dos días, la capilla ardiente permanecerá instalada en el Palacio Real de Madrid y estará abierta al público. Después, al cuarto día, tendrá lugar el entierro privado en el Panteón de Reyes que inauguró Felipe IV en 1654.Alfonso XIII fue, el 19 de enero de 1980, el último monarca en ser enterrado en ese panteón 39 años después de haber fallecido en Roma, en cuya iglesia española de Montserrat fueron entonces, provisionalmente, sepultados sus restos.

El colofón de las exequias, al octavo día, será el solemne funeral de Estado en la basílica del monasterio de El Escorial. Cuando concluya entonces el luto oficial, los restos de don Juan de Borbón pasarán a la custodia del abad de la comunidad de monjes de El Escorial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de marzo de 1993