Soluciones contra el ruido

¿Qué se puede hacer contra el ruido? Plácido Perera, del departamento de contaminación del Ayuntamiento, anuncia el proyecto de una red automática de control de la contaminación acústica, y habla de las multas de hasta 100.000 pesetas previstas por las ordenanzas municipales y las de las zonas ambientalmente protegidas.

Pero tanto él como Salvador Santiago Santiago -físico del Instituto de Acústica que ha participado en la elaboración del mapa del ruido en Madrid- saben que la única solución es planificar el tráfico de las ciudades y mejorar la edación cívica.

1. Sustituir el asfalto convencional por asfalto poroso en las zonas más ruidosas. Este asfalto elimina hasta un 20% del ruido por rodadura y hasta un 10% del ruido del motor en los vehículos pesados.

Más información

2. Renovación del parque automovilístico. Cuanto más viejo es un vehículo, más ruido hace. Los autobuses de gas natural- (como el prototipo que va a experimentar la Empresa Municipal de Transportes de Madrid) o de gas licuado de petróleo son menos molestos que los de gasóleo.

3. Instalación de pantallas acústicas (vegetales y convencionales) en las grandes vías. Hasta ahora sólo existen en el tramo de la M-30 que rodea el parque de la Fuente del Berro y en la M-40.

4. Limitar la velocidad y el tráfico en el casco antiguo. Los barrios viejos no fueron concebidos para la actual densidad de automóviles. El civismo debe iimpedir que un automovilista haga sonar la bocina en un embotellamiento. También ha de evitar las aceleraciones innecesarias al conducir coches y motocicletas, y debe revisar su tubo de escape.

5. Extensión de las zonas ambientalmente protegidas. Limitar los ruidos en áreas sensibles como hospitales y colegios..

6. Establecer una red automática de control de ruidos. Similar a la que existe actualmente para el control de la contaminación atmosférica. El Grupo municipal Socialista cifra su coste en 50 millones de pesetas.

7. Aplicar las ordenanzas municipales de medio ambiente, que prevén multas de hasta 100.000 pesetas.

8. Reducir el nivel de ruido de sirenas y alarmas a valores admisibles, así como la duración de las obras callejeras que requieran martillos neumáticos.

9. Planificación urbanística teniendo en cuenta consideraciones acústicas, eliminando los pasos elevados y evitando la construcción de viviendas en las vías preferentes.

10. Campañas de concienciación ciudadana para informar a los vecinos de los efectos negativos del ruido para la salud y que fomenten pautas de comportamiento silencioso: limitar el uso del claxon, el volumen de los aparatos de sonido...

El problema, en casa

Muchos ciudadanos no dan importancia a este tipo de contaminación porque no son conscientes del perjuicio que causa a la salud. En la vivienda, se consideran niveles de ruidos admisibles los 35 decibelios durante el día y 25 durante la noche. Un elevado nivel sonoro originado por los aparatos de televisión, radio y otros electrodomésticos puede peurbar el desarrollo de las facultades sensoriales y motrices del niño durante los dos primeros años de su vida.

Un folleto antirruido distribuido hace unos anos por el Ayuntamiento de Barcelona señala que se ha comprobado que los niños que viven en casas muy ruidosas tardan más en imitar los gestos de los adultos y conservan sus hábitos infantiles durante más tiempo que los niños que han vivido en casas más tranquilas. El ruido también retarda el desarrollo de la expresión verbal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 27 de febrero de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50