LA TRASTIENDA DEL CRIMEN SEXUAL

¿Quién viola a quién?

Golda Meir, siendo primera ministra de Israel, asistió a una reunión de su Gobierno en la que sus colegas varones proponían un toque de queda a partir de las diez de la noche, ante el incremento de violaciones que registraba entonces el país. Pensativa durante algunos minutos, Golda se les encaró: "Pero, ¿quién viola a quién?". "Los hombres a las mujeres", le respondieron con naturalidad. "Pues entonces, que se decrete toque de queda sólo para los hombres a partir de las diez", propuso la primera ministra, también con naturalidad.La abogada penalista Amparo Buxó, que colabora en la asistencia a mujeres violadas, recuerda esta anécdota para argumentar que casi instintivamente todos los delitos sexuales se vuelven en contra de la libertad de movimientos de la mujer. "Tras el caso del violador del ascensor en Alcorcón, se recomienda a la mujer que no salga de noche sola, que suba acompañada de otras personas y que no abra la puerta. ¿Quién viola a quien?", repite.

Más información
Cine de 'casquería'

El aspecto que ahora más preocupa a Tina Alarcón, presidenta de la Asociación para la Asistencia a Mujeres Violadas, es que estos sucesos "tratan, no tanto de culpabilizar a la mujer por incitar o no oponer resistencia, como devolver a encerrarnos en casa". Tina insiste en que "éste es un tiempo de violencia social". "Yo achaco todo esto a la violencia, a una sociedad competitiva que va creando frustraciones que a su vez se canalizan a través de la brutalidad sexual".

Un total de 15 asociaciones de mujeres de Madrid hicieron público ayer un comunicado de repulsa ante los recientes crímenes sexuales en el que hacen sentir su "rabia e impotencia frente a unos hechos que muestran al desnudo la más brutal de las violencias machistas".

"No pedimos venganza", recalcan en el documento. "Seguimos exigiendo a los poderes públicos que tienen el deber de difundir una cultura en la que las mujeres aparezcamos como seres dignos y no, como todavía ocurre, como destinatarias sumisas y complacientes de la agresividad pretendidamente natural de los hombres".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS