Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en Amsterdam un matrimonio suizo sospechoso de cometer terribles atrocidades y asesinar a menores

Una pareja de ciudadanos suizos, supuestos miembros de una red internacional, ha sido detenida en Amsterdam (Holanda) acusada de practicar terribles atrocidades contra menores, desde violación hasta mutilación y castración, además de asesinato. Según los primeros indicios de la investigación de la policía suiza, el matrimonio se presentaba en países del Este europeo como intermediario de una organización dedicada a la adopción de huérfanos o miembros de familias con dificultades, que supuestamente serían acogidos por familias occidentales.R. O., natural de Zúrich, de 38 años de edad, y su esposa A. S., también suiza, de 22 años, disponían de una residencia secundaria en la meseta del Jura suizo en la que la policía ha descubierto "verdaderas salas de tortura con todos los instrumentos in situ ", además de varios recipientes voluminosos con ácido clorhídrico en los que se han detectado restos de carne humana.

Sorpresa

Los habitantes de la pequeña población de Montmelon se encuentran muy sorprendidos ante los demenciales acontecimientos de que se responsabiliza a esta pareja amable y simpática, que mantenía en su domicilo toda una colección de odiosos útiles de tortura, propios de las terribles prácticas mencionadas.R. O., divorciado y padre de tres hijos, de 7, 8 y 10 años, se había instalado el verano pasado en Amsterdam, desde donde dirigía su propia empresa de informática. En domicilio se han encontrado objetos propios de las más aberrantes prácticas sexuales, varios libros pornográficos y diversas cintas de vídeo en las que aparecen niños, aparentemente filmadas en Suiza.

Además de la pareja, han sido detenidos en Amsterdam, otros tres ciudadanos suizos y una mujer croata como supuestos cómplices en un asunto relacionado con el tráfico de armas y la pornografía infantil. La policía ha encontrado igualmente en el domicilio de los detenidos un gran acuario repleto de pirañas, utilizado, al parecer, para hacer desaparecer restos humanos.

Las autoridades del cantón de Vaud encargados de la prevención de los malos tratos a la población infantil, y el Comité para la Dignidad Infantil han subrayado la existencia de estas prácticas "y la gran dificultad de confirmar la organización de bandas internacionales". La Organización de Defensa Internacional de la Infancia y la Oficina Internacional Católica, con sede en Ginebra, intentan desde hace tiempo desenmascarar a estos traficantes de niños, pero la eficacia de su esfuerzo "depende del impulso que los Gobiernos estén dispuestos a realizar y de que las policías nacionales puedan intensificar las investigaciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de enero de 1993