Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cinco 'malditas'

Jelena Lovric. Considerada una de las más brillantes periodistas de la antigua Yugoslavia y de la república de Croacia. Su mancha inicial consistió, según sus detractores, en presentarse a las primeras elecciones, en 1990, como candidata del ex comunista Partido Popular Croata. Trabajaba en Danas (Hoy), entonces la única revista independiente, cuando fue privatizada y vendida a Emil Tedeschi, a quien los nacionalistas crearon tal cúmulo de problemas en sus restantes empresas que se vio obligado a cerrarla. Recientemente, Danas ha vuelto a los quioscos con una plantilla totalmente nueva y adicta al partido de Tudjman, Comunidad Democrática Croata (HDZ). Novi Danas se imprime en el exilio.

Rada lvekovic. Eminente experta en estudios orientales, autora de numerosas obras sobre los problemas de la filosofía en la India antigua y moderna, se vio obligada hace un año a abandonar la Universidad de Zagreb. Vive actualmente, con su esposo, en Francia, dónde ha sido invitada por la Universidad de París VIII y el Instituto Internacional de Filosofía de París.

Slavenka Drakulic. Novelista y periodista. Su última obra, Cómo sobrevivimos al comunismo, es un éxito de ventas en el Reino Unido y EE UU. Sus novelas Piel de mármol y Holograma del miedo han sido publicadas en Francia por Robert Lafont. Su salud es muy delicada.

Vesna Kesic. Colaboraba en Danas, así como en otras publicaciones de Zagreb. Suele escribir en Slobodna Dalmacija (Dalmacia Libre), diario de Split al que las autoridades croatas pretenden imponer una dirección nacionalista, una especie de, comisario político al antiguo estilo comunista.

Dubravka Ugresic. Una de las más conocidas escritoras yugoslavas, vive en Zagreb y da clases, mientras teme que la despidan en cualquier momento, en el Instituto de Literatura. Maestra en la técnica de la ironía, Ugresic tiene varias obras traducidas al inglés, entre ellas A favor de la prosa. Recientemente ha publicado un largo reportaje en el diario francés Libération sobre las peripecias de todo aquel que intenta conseguir el documento de ciudadanía croata, indispensable para todo tipo de trámites.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de enero de 1993