Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Segundo día de huelga de hambre en las factorías de Cartagena

Los 60 trabajadores de las factorías de Enfersa y Fesa de Cartagena han cumplido ya 48 horas en huelga de hambre en protesta por el despido de las plantillas de las dos fábricas que Ercros va a cerrar. El obispo de Cartagena se ha solidarizado con ellos y ha pedido que se rece por una solución para el conflicto en todas las parroquias durante el fin de semana.Los servicios médicos de la empresa se encargan de seguir el estado de los trabajadores, que permanecen encerrados en las dependencias de la parroquia de Santa Florentina. Los comités de empresa, organizadores de la protesta, han decidido restringir el acceso a la sala para que los huelguistas no se vean perturbados.

La mayor parte del día, éstos permanecen recostados en colchonetas para no gastar energías y el tiempo lo consumen leyendo periódicos, escuchando la radio o jugando al dominó. Sólo beben líquidos con glucosa y zumos. A la parroquia siguen llegando telegramas de solidaridad, principalmente de agrupaciones sindicales. Ayer les visitó también el diputado de IU Narcís Vázquez, que criticó la política industrial del Gobierno. Grupos de personas se concentran en las puertas de la iglesia en señal de solidaridad y apoyo.

Los sindicatos han ratificado el carácter indefinido de la huelga, que sólo se suspendería si Ercros retira los expedientes de despido de los 540 trabajadores de las factorías de Cartagena.

El obispo de Cartagena, Javier Azagra, que ayer participó en la celebración del patrono de la diócesis san Flugencio, expresó su solidaridad con los encerrados. Azagra dijo que había pedido que en todas las parroquias de la región se rece. para que Cartagena supere la crisis industrial.

Fuentes del Gobierno murciano informaron que en los próximos días van a mantener una entrevista con directivos de Ercros para estudiar la oferta de ayuda económica hecha para mantener abiertas estas dos fábricas. La comunidad autónoma está dispuestas a aportar 2.000 millones de pesetas si se mantienen los puestos de trabajo. El desglose de esta ayuda consiste en dar a fondo perdido 500 millones de pesetas para el traslado de la factoría de Fesa al Valle de Escombreras, 100 millones para medidas anti contaminantes, 900 millones para la construcción de una nueva planta de carbonato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de enero de 1993