Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vance y Owen invitan a Milosevic a Ginebra para obligar a los serbios de Bosnia a firmar la paz

Belgrado / Nueva York

Los copresidentes de la Conferencia de Paz sobre la antigua Yugoslavia invitaron ayer al presidente de Serbia, Slobodan Milosevic, a participar, por primera vez, en la Conferencia de Paz sobre Bosnia-Herzegovina, que proseguirá el próximo domingo en Ginebra. Los mediadores en la crisis yugoslava decidieron ejercer la máxima presión en contra del dirigente de los radicales serbios de Bosnia, Radovan Karadzic, para que firme el acuerdo sobre la desmilitarización de Bosnia y el proyecto constitucional para esta república elaborado en Ginebra.

Considerado el instigador principal de la guerra en la antigua Yugoslavia, Milosevic es al mismo tiempo el único político capaz de influir en la decisión positiva de los, serbios en Bosnia.Después de la reunión con los copresidentes de la Conferencia, David Owen y Cyrus Vance, el miércoles pasado en Belgrado, Milosevic mostró cierta flexibilidad afirmando que es "de interés vital para Serbia concluir un acuerdo". Al mismo tiempo, el presidente yugoslavo Dobrica Cosic explicó a la nación en un dramático discurso: "De los resultados de la Conferencia de Ginebra depende la decisión final sobre la intervención, sobre la guerra de los Estados Unidos y la Comunidad Europea en contra del pueblo serbio en Bosnia".

Sin embargo, Radovan Karadzic no muestra preocupación alguna, insistiendo en que la división de Bosnia en 10 cantones, según el plan formulado en Ginebra, no obedece a los mapas étnicos. Karadzic considera falsos los censos étnicos hechos en los últimos 20 años, exigiendo la vuelta a las estadísticas de antes de la II Guerra Mundial. Más aún, no abandona el proyecto de crear la República Serbia dentro de Bosnia, un Estado dentro del Estado, a pesar de la negativa internacional a reconocer una entidad política similar. "La República Serbia en Bosnia es una realidad", subraya Karadzic, mientras que el Estado unitario en Bosnia es "un sueño".

Al mismo tiempo, rechaza la retirada de la artillería pesada, otra de las condiciones para la firma del acuerdo militar. Cosic, Milosevic y Karadzic tienen tres días para acordar su posición en Ginebra. "Serbia y Montenegro se han vuelto rehenes de los serbios en Bosnia y en Croacia", asegura Cosic.

Bombardeos en Sarajevo

Las grandes expectativas de los resultados de la Conferencia en Ginebra no se han transformado en una tregua en los frentes. En el frente de guerra, la capital bosnia, Sarajevo, vivió en la durante el día de ayer uno de los bombardeos más intensos de las últimas semanas en. medio de bajísimos temperaturas y de un crudo invierno.

El presidente de Bosnia-Herzegovina, Alia Izetbegovic, manifestó el miércoles a su llegada a Nueva York que espera que la ONU apruebe una zona de exclusión de vuelo sobre el territorio de la república y que la medida internacional sea reforzada con el bombardeo de instalaciones militares serbias. Izetbegovic se mostró poco confiado en el futuro de las conversaciones de paz de Ginebra: "Francamente, no so, optimista porque la parte serbia se ha mostrado muy inflexible. En las conversaciones de Ginebra han rechazado todas las ofertas razonables", manifestó el presidente sobre las reuniones que finalizan el domingo.

Mientras tanto, Uffe Ellemann-Jensen, ministro de Exteriores de Dinamarca, país que ocupa la presidencia semestral de la Comunidad Europea, se manifestó ayer en contra de una intervención militar en Bosnia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de enero de 1993

Más información

  • El presidente de Bosnia, Alia Izetbegovic, muestra su esceptismo sobre las conversaciones