Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las provincias de la discordia

La ya calificada como "reunión de la última oportunidad" ha entrado en el centro del contencioso territorial entre las tres partes en conflicto. La propuesta de los copresidentes de la Conferencia sobre Yugoslavia, Cyrus Vance y David Owen, prevé de hecho una mayoría étnica en cada una de las provincias autónomas otorgando a Sarajevo el estatuto. especial de ciudad abierta. La capital estaría administrada por el Gobierno central, presidido sucesivamente por serbios, croatas y musulmanes, como base de la configuración de un Estado central multirracial.El plan de Vance incluye tres provincias con mayoría serbia, englobando entre el 40% y el 50% del territorio de Bosnia-Herzegovina. Los croatas dispondrían de mayoría étnica en dos provincias y una amplia participación en una tercera, por lo que su representante, Mate Boban, la ha calificado como aceptable.

Mientras, el actual presidente bosnio, Alia Izetbegovic, reivindica el control completo de Sarajevo, a excepción de la zona que acoja las instituciones del Estado federal, y reclama una provincia más con mayoría musulmana en detrimento de las conquistas serbias en torno a Gorazde, Sarajevo y la región norte.

Las divergencias, a pesar de los avances registrados en las reuniones bilaterales sobre la demarcación de siete provincias, se mantienen entre serbios y croatas en tomo a Vukovar y la Krajina. Y entre Izetbegovic y el representante serbio de Bosnia, Radovan Karadzic, que mantienen sus reuniones bilaterales a través de Vance. Las divergencias se centran sobre la región central de Sarajevo, que Izetbegovic quiere reunificar con la región de Zenica, para impedir que las milicias serbias mantengan la franja fronteriza con Serbia, y en el norte en torno a Osijek, zonas ocupadas por los serbIos, quienes reivindican el control don una mayoría étnica.

Diferencias de fondo sobre si los serbios deberán o no mantener sus conquistas militares son puntos de discusión sobre los que debaten los negociadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de enero de 1993