El líder ruso apoya la postura de EE UU sobre el conflicto balcánico

Rusia tiene intención de intensificar sus esfuerzos pacificadores en la ex Yugoslavia y mantiene una posición próxima a la de Estados Unidos, según manifestó ayer el presidente de Rusia Borís Yeltsin tras firmar el tratado de reducción de armas estratégicas START Il conjuntamente con su homólogo norteamericano George Bush. "Trataremos de lograr un alto el fuego en Bosnia de una forma más activa que en el pasado", manifestó Yeltsin, quien prometió seguir apoyando las posiciones de Estados Unidos sobre la situación en la ex Yugoslavia.Ni Yeltsin ni Bush entraron en detalles sobre las diferencias que aparentemente surgieron durante sus conversaciones en Moscú sobre las medidas para garantizar la zona de exclusión aérea sobre Bosnia.

Más información

Washington ha tratado de convencer a Rusia para que apoye activamente la prohibición de vuelo sobre esta ex república yugoslava. Rusia sin embargo, quiere explorar más detenidamente las vías diplomáticas antes de apoyar medidas de disuasión violentas que encontrarían muy poca comprensión en los sectores patrióticos con los que Yeltsin tiene que contar en el Congreso de los Diputados (Parlamento).

El Legislativo ruso aprobó una resolución el 17 de diciembre pasado pidiendo al Gobierno que vetara cual quier medida que permita una "interferencia militar" en la antigua Yugoslavia. Los sectores patrióticos rusos consideran a Serbia, una nación es lava y ortodoxa, como una aliada tradicional y espiritual de su país. En el siglo XIX, Rusia intervino en las luchas balcánicas para . proteger a los serbios de los turcos. Estados Unidos que, como Rusia, es miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, es partidario de que este organismo apruebe una resolución que garantice la prohibición de vuelo sobre Bosnia.

Seguir la reforma

Aparte de Yugoslavia, Bush y Yeltsin trataron en Moscú sobre la deuda exterior de Rusia y los créditos y ventas de cereales norteamericanos a Moscú. Yeltsin dijo ayer que el Gobierno dirigido por Víktor Chernomirdin continuará por el camino de la reforma. En el mismo sentido se expresó el propio Chernomirdin.

En el capítulo de los conflictos bélicos, Bush y Yeltsin no se olvidaron del Cáucaso y exhortaron ayer a poner fin a las hostilidades en el enclave de Nagorno-Karabaj, en un comunicado que fue difundido ayer por la agencia Interfax. El enfrentamiento bélico entre armenios y azerbaiyanos por el control de esta zona comenzó en 1988 y se ha cobrado miles de vidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 03 de enero de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50