Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paro masivo en los pozos de Asturias y León por los cuatro mineros sepultados

La minería de Asturias y de Castilla y León secundó ayer masivamente el paro convocado por los sindicatos para solicitar mayores medidas de seguridad y en señal de duelo por el accidente del pozo Santa Bárbara, de Hunosa, que costó la vida a cuatro trabajadores. El Gobierno del Principado declaró la jornada de ayer de luto oficial, mientras que el paro en el pozo Santa Bárbara será de 48 horas.

La capa 41 Oeste del taller entre la séptima y octava plantas de la explotación donde se produjo el desprendimiento de techo que causó la muerte a los cuatro mineros quedó sellada el sábado tras ser rescatado el último cuerpo. Ahora, las diferentes comisiones investigadoras creadas por la empresa Hunosa, los sindicatos y la Dirección Regional de Minas examinarán el lugar para determinar las causas que provocaron el accidente.El secretario general de la minería de Comisiones Obreras, Antonio Hevia, ha declarado que, aunque de momento todo son presunciones, puede haber "indicios de neglicencia" y que la investigación que emprenderán conjuntamente los sindicatos será "muy rigurosa". Si hubiera pruebas contra la empresa, los sindicatos han anunciado que se querellarán. Durante los días que duró el rescate se produjeron insistentes rumores de que los trabajadores del pozo habían denunciado deficiencias de seguridad en el taller siniestrado.

Hace hoy tres años se produjo un incendio en el pozo Mosquitera, también de Hunosa, que provocó la muerte de cuatro trabajadores de un empresa subcontratada y que dio lugar a una larga investigación que concluyó sin acusaciones probadas contra nadie, pero determinó el cierre definitivo de la instalación.

Explosiones controladas

La empresa ha designado una comisión multidisciplinar con expertos en todas las materias del laboreo en minas para determinar qué fue lo que ocurrió en la mañana del jueves día 10 en el pozo de Turón. Los técnicos dijeron desde el primer momento que el desprendimiento de un costero de ese tamaño y peso -unos 45 metros y 600 toneladas- no tenía precedentes en España. En el taller, que explotaba la capa más productiva del pozo, se utilizaba un sistema nuevo en vez del relleno, consistente en explosiones controladas por detrás del frente en el que se extrae el carbón.

La convocatoria de huelga general en la minería fue seguida masivamente por los más de 20.000 trabajadores del sector en Asturias, tanto de las empresas públicas como privadas. En realidad, para Hunosa, que emplea a casi 15.000 trabajadores, es el undécimo día de paralización de sus actividades, puesto que más de la mitad de la plantilla lleva sin acudir a sus puestos desde el día siguiente de producirse el accidente en Santa Bárbara.

El valle de Turón recobró relativamente la normalidad ayer después de muchos días de tensión angustiosa y de los cuatro entierros, que concentraron a varios miles de personas durante el fin de semana en la comarca.

En las cuencas leonesas de El Bierzo, Laciana y de la zona norte de la provincia -en conjunto unas 10.000 personas- más del 90% de los trabajadores secundó el paro, informa Marifé Moreno. Mientras los responsables de UGT del sector minero de León esperan los resultados de la investigación para pronunciarse, Isaac Maurín, secretario general de la Federación Regional Minera de CC OO, expresó ayer su convencimiento de que "el accidente se debió a falta de medidas de seguridad. Un accidente de esta envergadura no se da por casualidad".

Según Maurín, el índice de siniestralidad en la minería es aún mayor en las minas de León y Palencia, donde han muerto en lo que va de año 14 trabajadores frente a los 12 de Asturias. En 1991 murieron en León y Palencia 12 mineros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de diciembre de 1992

Más información

  • Los sindicatos piden más medidas de seguridad