Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El laberinto de la Administración

200.000 pesetas y otro juicio más

Para que una sentencia de divorcio fallada en el extranjero sea válida en España, caben dos opciones. La más favorable es aquella en la que concurre la existencia de un tratado de reciprocidad para el reconocimiento de divorcios entre España y el país donde se dicte el fallo judicial.Si no es así, el interesado se sumerge en un tortuoso camino, tan caro o más que el iniciado en el extranjero. Para empezar, las autoridades españolas exigen la siguiente tramitación:

- 1. Presentar una copia autentificada de la sentencia original (5.000 pesetas).

- 2. Legalizarla en la Cancillería de Estado con la apostilla de la Convención de La Haya (5.000 pesetas).

- 3. Traducirla al español. (7.000 pesetas).

- 4. Legalizar la traducción en la Cancillería de Estado o en el Consulado (si la firma del traductor está depositada).

-5. Buscar abogado en España (minuta: alrededor de 75.000 pesetas).

- 6. Otorgar poder general notarial para pleitos al abogado y los procuradores (minuta de los procuradores: 50.000 pesetas, más 3.000 o 5.000 pesetas de gastos por el poder notarial).

- 7. Presentar partidas literales de matrimonio y de nacimiento de los hijos. (Coste total, entre 150.000 y 200.000 pesetas).

Con todo y con ésto, se inicia un proceso judicial para revalidar en España el divorcio sancionado en Suiza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de diciembre de 1992