Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP elige a la patronal española del sector para gestionar la funeraria

El Partido Popular cumplirá este mes con su objetivo de privatizar el 49% de las acciones de la Empresa Mixta de Servicios Funerarios. La adjudicación se ha concedido a Funespaña, la patronal de¡ sector, que cuenta con 275 asociados y 140 servicios adheridos de otros tantos municipios. Era la candidatura mejor situada. El concejal de Sanidad y presidente de la funeraria, Simón Viñals, ha salido desgastado de este proceso y ha pedido ser relevado.

Simón Viñals es médico, ha defendido políticamente la bandera de la privatización de este servicio, y además, desde el pasado mes de octubre, se ha hecho cargo de la presidencia y de la gerencia de esta empresa tras ser destituido por el actual equipo de gobierno el anterior gerente, Francisco Yáñez, militante del Partido Popular. Yáñez estaba en contra de la privatización.Viñals ha acabado muy desgastado de este polémico proyecto. Así se lo ha hecho saber al primer teniente de alcalde, Luis María Huete, al que ha pedido ser relevado. El concejal, además, ha sido protagonista en estos meses de varias polémicas directa o indirectamente relacionadas con esta empresa (deuda galopante, publicación de un libro de lujo sobre la muerte con dinero municipal por parte del ex jefe de prensa de Manuel Frága, destitución de Yáñez, acoso de la oposición, acceso a la grabación de una asamblea de trabajadores....) y teme su desprestigio.

La oposición interpreta este relevo como una destitución y clasifica a Viñals como la segunda víctima de la privatización, tras el cese de Yáñez.

El edil ha sufrido de manera especial todos estos asuntos y, además, considera algo contradictorio el fin último de su profesión (curar enfermos) con la presidencia de la funeraria.

Privatización rápida

Huete ha comprendido la situación personal de Viñals y ha accedido al cambio. En el pleno del próximo mes de enero será propuesta otra personal para el cargo. Todo ello si, como parece lógico, la presidencia de esta empresa continúa recayendo sobre un concejal de la corporación.La privatización se ha acelerado en los últimos meses precisamente para que en enero, con la entrada del nuevo ejercicio, haya un nuevo equipo de gestión al frente de este servicio, hasta ahora en monopolio municipal.

El Ayuntamiento aprobó en un pleno celebrado en octubre acometer la privatización de este servicio, con los votos en contra de la oposición y con el temor de los empleados y del comité de empresa a que este objetivo supusiese una reducción de la plantilla. Luis María Huete aseguró ayer de nuevo todos los puestos de trabajo.

La funeraria había obtenido beneficios hasta hace dos años, cuando se juntaron los pagos y las deudas de varias inversiones desproporcionadas.

La opción privatizadora, tras la apertura hace dos semanas de las plicas del pliego de condiciones del concurso, quedó reducida a dos ofertas de las tres presentadas: la propugnada por Pedro de Diego, el principal contratista municipal (Finca Navacerrada), y la defendida por Funespaña.

El equipo de gobierno ya se ha decidido. Los informes comerciales, económicos y jurídicos se han inclinado por Funespaña, precisamente la oferta que mejor ve el PSOE, pese a oponerse de raíz al objetivo privatizador.

Funespaña eleva el precio de la licitación hasta 4.058 millones, cuando el concurso lo había fijado en casi la tercera parte. Sin embargo, de ese dinero, el valor de las acciones sólo corresponde a 100 pesetas, y la mitad, a un concepto de pasivo laboral que no se cubrirá si la empresa no cierra o quiebra. Los nuevos gestores se harán cargo de las deudas, que superan los 6.700 millones.

La confirmación oficial de esta adjudicación se producirá el martes en una comisión informativa municipal. Se verá en el pleno el 22 de diciembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de diciembre de 1992

Más información

  • El concejal Viñals será relevado en enero al frente de este servicio