Las violaciones de hombres aumentan notablemente en el Reino Unido

La violación de hombres ha dejado de ser un hecho excepcional en el Reino Unido. El número de casos se incrementa día a día. Scotland Yard ha recibido ocho denuncias en los últimos seis meses, pero la cifra real parece ser muy superior. Según la organización Survivor, dedicada a atender a hombres víctimas de abusos y violaciones, la frecuencia es de tres casos por semana. Ese dato se basa en las llamadas telefónicas de presuntos afectados que recibe la asociación. Una cantidad desconocida de casos no se denuncia ni llega a los archivos dé Survivor.

Hace un mes fue en pleno centro de Londres, en Picadilly Circus, uno de los lugares más visitados por los turistas. Allí mismo, un joven fue asaltado por cuatro hombres que le empujaron al interior de un coche y le condujeron hasta un descampado en el norte de la ciudad, donde fue abandonado tras ser golpeado y violado.Los casos en que los agresores son desconocidos para la víctima suelen producirse de noche y en lugares solitarios: un vagón de metro vacío o un callejón oscuro. Sin embargo, hace 15 días, la entrada de un domicilio particular fue el escenario de una nueva violación.

Ya en 1986 dos instituciones de beneficencia (London Lesbian y Gay Switchboard and Streetwise Youth) recibían diariamente llamadas de hombres y adolescentes que habían sido objeto de abusos sexuales. Ese mismo año se fundó Survivor. En 1987, la televisión británica emitió un documental sobre el tema en el que se daba un teléfono de ayuda a las víctimas. Sólo esa noche se recibieron, cerca de cien llamadas.

Terapias de grupo

La actividad de Survivor se centra fundamentalmente en las terapias de grupo, donde cada persona tiene la oportunidad de explicar abiertamente lo que le ocurrió, y a la que acuden las víctimas de las violaciones buscando comprensión. En otros casos también se da consejo y apoyo legal. Pero aquí se enfrentan a un nuevo problema, ya que la ley británica no contempla la posibilidad de que un hombre pueda ser objeto de una violación. La ley sobre delitos sexuales graves, por la que se juzgan estos delitos, se refiere textualmente a la violación ejercida contra mujeres, con una pena máxima de diez años de cárcel.Harry Cohen, diputado laborista por Leyton, ha propuesto ante el Parlamento que se cubriera el vacío legal con la tipificación como crimen de las violaciones a hombres, dentro de una ley general de asaltos sexuales. La propuesta no ha sido aún debatida.

Sólo en un 40% de los casos el agresor es un conocido o familiar de la víctima. En el resto 9 los agresores son personas desconocidas, a las que es muy dificil identificar. Por el momento, ninguno de los casos denunciados a la policía se ha resuelto. Los agresores suelen actuar en grupos de dos a cuatro personas y son extremadamente violentos. En contra de la impresión extendida en un primer momento, tanto los agresores como las víctimas suelen ser heterosexuales. Sólo un 30% de las víctimas son homosexuales, según datos de Survivor.

De acuerdo con un portavoz de Survivor, las violaciones masculinas tienen poco que ver con el sexo. Se trata de pura agresión, en la que el violador -grupo de violadores, normalmente- busca la satisfacción con la humillación y el sometimiento de la víctima.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de noviembre de 1992.

Lo más visto en...

Top 50