Cuevas acusa al Gobierno de arrugarse ante los sindicatos

El presidente de la patronal, José María Cuevas, acusó ayer al presidente del Gobierno, Felipe González, de desatar un clamor antieuropeísta entre los empresarios y de "gobernar para los dirigentes sindicales" por sus últimas decisiones. El pacto sobre la ley de huelga alcanzado entre Gobierno y sindicatos ha sido aprovechado por el dirigente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) para criticar la política económica del Gobierno.

Las últimas decisiones del Ejecutivo, como son la subida de cuotas sociales, la unificación de los tipos de cotización, la reforma de la incapacidad laboral transitoria (ILT), la aplicación del impuesto sobre actividades económicas (IAE) y, sobre todo, los anuncios de reformas del mercado laboral, constituyen el trasfondo del verdadero malestar de la patronal.En opinión del presidente de la CEOE, el Gobierno ha pactado con los sindicatos UGT y CC OO una ley de huelga con la que se garantiza que toda "huelga convocada por cualquier dirigente sindical sea huelga ganada".

Cuevas añadió ayer que "el señor González no está con la modernidad, está pidiendo el voto a costa de lo que sea con tal de contentar a don Nicolás Redondo y a don Antonio Gutiérrez". Por este motivo, aconseja a los ciudadanos que "tomen buena nota", y al Ejecutivo, que "acabe con ese juego y gobierne para todos y no para los dirigentes sindicales".

Por otra parte, el vicesecretario general del PSOE, Alfonso Guerra, dio ayer garantías a CC OO de que el Gobierno no facilitará el despido ni eliminará trabas administrativas sobre el particular.

Guerra puntualizaba así a Felipe González, que la semana pasada se mostró partidario de eliminar alguna de esas trabas, y al ministro de Economía, Carlos Solchaga, que ayer se pronunció de nuevo en el mismo sentido que el presidente del Gobierno.

Páginas 18 y 45 / Editorial en la página 12

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de noviembre de 1992.