Solchaga: "El esfuerzo es la sal de la vida"

Las fuertes declaraciones del presidente de la patronal, Jose, María Cuevas, respecto a la ley de huelga también tuvieron su respuesta por parte del Ejecutivo. El ministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga, aseguró ayer, en declaraciones a Antena 3 Televisión, que "el Gobierno no le ha hecho nada al señor Cuevas. Se aprobó una ley de huelga que creemos era equilibrada y que pensamos que era conveniente que tuviera el apoyo de las centrales sindicales en lo que se refiere a su concepción, para una aplicación más práctica en el futuro, cuando entre en vigor".Solchaga agregó que "el Gobierno también dijo que no negociaba con nadie su proyecto, pero dejó una vía de comunicación abierta entre los interlocutores sociales y los líderes de los grupos parlarnentarios".

Más información

No obstante, matizó que "no sería deseable que existiera la imagen de que el Gobierno se acerca a los sindicatos y se aleja de los empresarios. Creo que el Gobierno se sentiría más seguro con una aproximación a los sindicatos, pero también a la patronal". "Las elecciones", señaló, "ni pueden ni deben movilizar la intención del Gobierno respecto a lo que se tiene que hacer en política o en economía".

El titular de Economía abordó diversos asuntos, entre ellos la situación del paro tras el importante incremento experimentado en el mes de octubre. Tras afirmar que el comportamiento de la evolución del mes pasado era previsible, matizó "que el desempleo es mayor de lo que se pensaba", y advirtió que "las perspectivas económicas para el 93 no son claras". "Incluso la CE está revisando a la baja sus previsiones", manifestó.

Solchaga declaró que, converger con Europa y superar esas negativas perspectivas no requerirá sacrificios, pero sí esfuerzos. "Esfuerzos como consumir menos y ahorrar más, invertir con algo de riesgo o aumentar nuestra formación para ser más competitivos. En definitiva, los esfuerzos que, de alguna manera, constituyen la sal de la vida".

Respecto a la continua entrada de empresas extranjeras y la pérdida de soberanía económica, el ministro señaló . que este fenómeno es "más aparente que real, consecuencia de la gran revolución tecnológica que se ha producido en nuestro tiempo".

El ministro de Economía cree que la llegada a la Casa Blanca de Bill Clinton será positiva para la economía estadounidense y, consecuentemente, a la mundial. "Había una cierta desconfianza hacia la Administración Bush", explicó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de noviembre de 1992.

Lo más visto en...

Top 50