Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid 92 celebra un acto de promoción en Paris cuando quedan sólo dos meses de capitalidad

Los postres del año de la cultura

El año de la capitalidad cultural va terminando. Pero eso no ha obstado para que ayer se celebrase en París un acto explicativo que habría tenido más efectividad, al menos en el tiempo, si se hubiese organizado en enero. El acontecimiento fue promovido por la Comunidad de Madrid, y presidido por el jefe del Gobierno regional, Joaquín Leguina. No asistió el alcalde de Madrid, pese a estar anunciado. Y tampoco estuvo presente Pablo López de Osaba, el director del Consorcio Madrid 92. Según sus palabras, nadie le había invitado.

JAVIER CASQUEIRO ENVIADO ESPECIAL Las autoridades que dirigen el Consorcio Madrid 92 han esperado hasta ahora. El presidente regional, Joaquín Leguina, y el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento, Luis María Huete, participaron ayer en París -la capital por autonomasia de la cultura- en una mesa redonda para explicar el proyecto madrileño de capitalidad cultural europea, cuando faltan sólo 50 días para que este acontecimiento expire definitivamente.La delegación española, además, tuvo muchas la unas. El alcalde, José María Álvarez del Manzano, no asistió porque acude hoy en Madrid a una inauguración con los Reyes; el director general del consorcio, Pablo López de Osaba, tampoco estuvo, y se cayeron igualmente del cartel el realizador Pedro Almodóvar, -que era el que verdaderamente interesaba a los parisinos- y Olvido Gara, Alaska.

López de Osaba, director del Consorcio Madrid Capital Europea de la Cultura, no fue invitado al acto parisino de ayer. Preguntado sobre su ausencia, declaró en Madrid: "Nadie me ha invitado a ir", informa Gabriela Cañas. En cambio, los organizadores del coloquio atribuyeron su ausencia a que tenía otros compromisos.

Pablo López de Osaba vertió duras críticas hacia los políticos. "Al director de Madrid 92 no se le ha dado capacidad ejecutiva ninguna, de manera que la labor de coordinación entre diversas administraciones y entidades ha sido posible a veces gracias a la amistad que me une a muchos de sus responsables".

El Consorcio Madrid 92 ha sido víctima, según Pablo López de Osaba, del enfrentamiento político existente entre la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid. "¿Cómo puede funcionar ágilmente un organismo cuyo director tiene que dar cuentas cada martes y cada jueves a los políticos del consejo rector?"', se pregunta López de Osaba.La Comunidad -de la cual partió la idea de programar la actividad de ayer en el Colegio de España de París- sí estuvo representada al máximo nivel. Paradójicamente, ni el Ministerio de Cultura, copartícipe del Madrid 92 con el Ayuntamiento y la Comunidad, ni el de Educación, propietario del centro, enviaron autoridad alguna a la capital francesa.

Fuentes de la dirección del colegio señalaron que, aunque la organización y la infraestructura habían sido aportadas por el centro, la financiación de los víajes de los invitados y todo el coste económico del acto -que no fue facilitado-, corrió a cargo de los presupuestos del consorcio del Madrid 92, en el que figuran las tres administraciones.En París estuvieron ayer el presidente regional, el consejero de Educación, Jaime Lissavetzky, el primer teniente de alcalde, el secretario del Ayuntamiento, Mario Corella, y un representante del departamento internacional del municipio.Leguina se queda

Los miembros de la delegación fueron alojados -como sucede con las actividades que programa el Colegio de España semanalmente- en esta residencia universitaria. La comitiva municipal regresará esta tarde a Madrid. En cambio, Leguina y Lissavetzky se quedarán en París, y en esa residencia, hasta el lunes.

De cualquier manera, la ausencia que más se notó de la mesa redonda de ayer no fue la política, sino la cultural.

Los estudiantes que abarrotaron la sala de conferencias -en la que había también embajadores y otros representantes de delegaciones españolas en París querían ver y hablar sobre todo con el realizador de cine Pedro Almodóvar. El cineasta manchego -que figuraba anunciado en el catálogo del acto- está promocionando su última película en Japón, y se cayó a última hora de la lista. Alaska indicó que sin Almodóvar no viajaba.

En las intervenciones en el Colegio de España de París, Leguina propuso a las otras administraciones públicas que operan en la capital un "pacto por la cultura" que tendrá que definirse en los primeros seis meses del próximo año.

La presentación europea de Madrid 92 sirvió para reivindicar la desigual situación de Madrid con respecto a Barcelona y Sevilla este año. El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, Luis María Huete, afirmó: "La ciudad se ha quedado atrás en l992". Huete, sin embargo, no quiso entrar ayer en disputas con las otras administraciones, y llegó a poner como ejemplo el Consorcio Madrid 92 de lo que puede conseguirse en colaboración. .

En el coloquio final, los asistentes preguntaron por la falta de cultura ciudadana apreciable en Madrid, por la pérdida de patrimonio propio de la ciudad y por los pocos madrileños de nacimiento que habitan en la capital de España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de noviembre de 1992

Más información

  • Leguina presidió un coloquio al que no fue invitado el director del Consorcio