Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anguita da un rotundo 'no' a Maastricht por ser la coartada de la "política antisocial" de González

El Gobierno y los partidos seguirán hoy el referéndum francés sobre el Tratado de Maastricht con una intensidad que recuerda a las elecciones generales por la repercusión sobre el futuro de la CE y su propia política. Tres ministros manifestaron su esperanza en un voto afirmativo. Sin embargo, el secretario general del PCE, Julio Anguita, dio un rotundo no a Maastricht durante su discurso en la fiesta de su partido en Madrid. Anguita dijo que "la política social es algo inexistente en Maastricht. González y Solchaga, a la hora de aprobar sus políticas antisociales y conservadoras, tienen la excusa que esos tratados les otorgan".

El coordinador general de Izquierda Unida (IU) aseguró que González y Solchaga "nos darán una sobredosis de lo que se ha acordado en Maastricht".Anguita, en la primera intervención pública en que manifiesta explícita y detalladamente su rotunda oposición a Maastricht, se refirió a los fondos de cohesión que González reivindicó y consiguió introducir en el tratado. "En el mejor de los casos, en un año España recibirá la tercera parte de los déficit de Renfe", dijo. "Si algo ha quedado claro en el Tratado de Maastricht es la inexistencia de una política social", añadió. Más adelante señaló que el tratado se limita a ser "la culminación del mercado único".

Según Anguita, con el tratado "no hay una política exterior hornogénea", y la construcción de Europa debe, en su opinión, "consumarse en una unidad política que vaya desde el Atlántico a los Urales".

No faltaron sus críticas a la decisión del Gobierno de no celebrar un referéndum sobre Maastricht. Anguita lo defendió como "un elemento informativo básico para la población". "Democracia es también básicamente pasar de un pequeño círculo de conocedores a un gran círculo", señaló.

Por su parte, el Gobierno concede una importancia capital al resultado del referéndum, como lo demuestra el establecimiento de tres puntos de seguimiento. Además de la Moncloa, desde donde el presidente del Gobierno, Felipe González; el vicepresidente, Narcís Serra, y la ministra portavoz, Rosa Conde, seguirán los acontecimientos, se han establecido otros dos polos informativos: Nueva York y Washington.

Los líderes de los principales partidos de la oposición seguirán los resultados desde sus, despachos a partir de las ocho, de la tarde, momento en que se: cierran las urnas. La única excepción es Julio Anguita, que montará su cuartel general en la Casa de Campo de Madrid, donde celebra la fiesta el PCE.

En Nueva York se encuentra hoy el ministro de Asuntos Exteriores, Javier Solana, para asistir a la Asamblea General de la ONU. Solana se pondrá en contacto con los medios de comunicación para ofrecer su opinión de los resultados. También está previsto que lo haga el ministro de Economía, Carlos Solchaga, que se encuentra en Washington, en calidad de presidente interino del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Respuesta del Gobierno

La respuesta de la Moncloa dependerá del resultado. "No es lo mismo que salga un sí rotundo, o un sí ajustado o el no, pero, como mínimo, el Gobierno hará público un comunicado", señalaron ayer fuentes de la Moncloa, que añaden: "Si el referéndum diera resultado negativo, el Gobierno desplegaría una fuerte iniciativa pública para contrarrestar la sensación de vacío político".Felipe González entraría en contacto con los líderes comunitarios para estudiar una respuesta a la "grave situación creada", tal y como la definía ayer el ministro para las Administraciones Públicas, Juan Manuel Eguiagaray. Precisamente, las incertidumbres políticas -"como la reactivación de los nacionalismos% según fuentes del Ejecutivo- y económicas que abrirían un resultado negativo del referéndum son las que "hacen creer al Gobierno que triunfará el sí".

[Javier Solana señaló ayer que "si el resultado del referéndum francés es negativo, la CE tendrá que buscar un camino para la construcción europea que sería ligeramente distinto", informa Efe.]

El ministro de Transportes, José Borrell, dijo que "en manos de los franceses está un tema que nos afecta a todos".

El Gobierno encuentra, sin embargo, menos urgente el contacto con los partidos en España. "En el Tratado de Maastricht todos los partidos somos solidarios, con la excepción de un sector de IU", según fuentes gubernamentales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de septiembre de 1992

Más información

  • Gobierno y partidos siguen el referéndum en Francia con la intensidad de unas elecciones