Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso rechaza el intento de González de ratificar Maastricht antes del referéndum francés

Felipe González no verá cumplido su deseo de que el Congreso de los Diputados ratifique el Tratado de Maastricht antes del día 20, fecha del referéndum francés sobre ese tratado. La Mesa del Congreso rechazó ayer, con la anuencia de los socialistas, la petición del Gobierno de que se tramitara con urgencia y acordó posponer hasta el martes la calificación. Esta demora impide que el debate parlamentario se realice antes de la consulta en Francia. González había pedido la vía de urgencia porque la ratificación española hubiera sido, dijo, "un buen gesto para la opinión pública europea, y en especial para la francesa".

Los representantes del Grupo Socialista en la Mesa del Congreso pretendieron en un primer momento aprobar la ratificación del Tratado de Maastricht con la urgencia solicitada por el Gobierno. Sin embargo, sólo recibieron el apoyo de Convergéncia i Unió. Izquierda Unida, el Partido Popular y el CDS se opusieron alegando que un debate de esas características no debía hacerse de manera precipitada. El Grupo Socialista optó por el consenso y no hizo uso de su mayoría para imponer el deseo del Gobierno.El presidente del Gobierno comentó sus deseos sobre la ratificación parlamentaria española del tratado antes del día 20 en una breve conversación que mantuvo con los periodistas después de entrevistarse en La Moncloa con el primer ministro griego, Constantino Mitsotakis. Felipe González reconoció que los españoles no están suficientemente informados sobre el Tratado de Maastricht. Sobre las demandas para celebrar un referéndum comentó: "La opinión pública siempre desea ser consultada sobre todos los temas, incluso el cambio de nombre de la plaza Mayor de Chinchón".

Por su parte, el presidente francés, François Mitterrand, realizó ayer una vibrante defensa de Maastricht en un debate televisado. "Todos los países europeos", afirmó, "miran con inquietud lo que ocurre en Francia; tenemos en nuestras manos el destino de 350 millones de europeos y no podemos tirarlo a la basura por querellas de política interior". Páginas 3 y 17

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de septiembre de 1992

Más información

  • El jefe del Gobierno admite que los españoles carecen de información sobre el tratado