Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El sida y Cobra

, de Cobra Catalunya. Barcelona.

En su edición del domingo 16 de agosto, EL PAS publicó el artículo de Milagros Pérez Oliva Agarrarse a un clavo ardiendo. La búsqueda de tratamientos convierte a muchos enfermos de sida en víctimas de estafas. Sorprendente y lamentablemente, hace referencia a lo que designa "organización Cobra".Sorprendentemente, ya que la asociación Centro Oncológico y Biológico de Investigación Aplicada (COBRA-delegación Espafía), sin ánimo de lucro e inscrita con el nº 111. 105, tiene los objetivos: 1) apoyar las investigaciones del doctor (en Ciencias) Beljanski, (30 años en el Instituto Pasteur, dos años con Severo Ochoa, 120 artículos en revistas científicas, internacionales, autor del libro La salud secuestrada...

2) dar a conocer sus logros a científicos, médicos y público en general; 3) presionar a las autoridades sanitarias para que las. sustancias Be1jariski sean rigurosamente puestas a prueba en hospitales a fin de ser reconocidas e incluidas en la Seguridad Social. Resulta incomprensible, pues, que se afirme que "sus promotores son completamente refractarios a una dernostración".

La redactora reconoce "la alta toxicidad de los tratamientos disponibles" (debería añadir: oficialmente y pagados por todos), con los que nadie pretende conseguir, como máximo, otra cosa que alargar algo la vida de los enfermos.

Y es lógico, ya que el AXTRetrovir es un veneno mutágeno e incompatible a medio plazo con la vida; basta leer la parte de consecuencias que aparecen en el prospecto para confirmarlo o intuirlo.

El doctor Beljanski aborda el sida (y otras enfermedades) con una estrategia multifocal: a) un antivírico (PB 100 o, concentrado, PB 400) que, en particular, destruye en un 99% el virus del sida; b) un refórzador del sistema imunológico (RLB); c) un regulador enzimático de amplio espectro (Bioparyl); d) si hace falta, anticancerígenos (por ejeffiplo, el BG-8 es eficaz contra el Sarcoma de Kaposi). Son características de estas sustancias el ser: biológicas (ciertas moléculas de determinadas plantas o bacterias), selectivas (saben distinguir las células sanas de las enfermas, actuando específicamente), absolutamente no-tóxicas y administrables por vía oral.

Como que, desgraciadamen-. te, tememos ser la única asociación en torno a un riguroso investigador que tiene una solución positiva (¡no milagrosa!; en biología no existe el 100%, ni para lo bueno ni para lo malo) para miles de enfermos graves, orientamos nuestro derecho de réplica en un sentido constructivo.

Por esto el lamentablemente" lo reducimos a que este (esperamos que involuntariamente) desafortunado artículo puede, como ya nos ha dicho una enferma de cáncer que nos ha llamado, quitar la última esperanza a enfermos que por fin habían encontrado un tratamiento que sólo puede, en grados distintos, serles beneficioso.

El no rebatir aquí otras acusaciones graves no es sólo por razones de espacio, sino, sobre todo, de actitud positiva.

Le agradecemos, señor director, la publicación de esta primera aclaración.- Joaquim Mititieri i García y Lluís Bótinas

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de agosto de 1992