Mandela exige ante 70.000 seguidores un Gobierno provisional y una Asamblea Constituyente

El líder del Congreso Nacional Africano (ANC), Nelson Mandela, de 74 años, acompañado de más de 70.000 entusiastas seguidores, marchó ayer hacia la sede del Gobierno blanco de Suráfrica, en Pretoria, y exigió la formación de un Gobierno provisional de unidad nacional y el compromiso de que se van a convocar urgentemente elecciones generales para una Asamblea Constituyente.

La marcha de protesta de ayer culminó las acciones de movilización masiva que se iniciaron con la huelga de dos días convocada por el ANC y otros grupos de izquierda y que fue seguida por la inmensa mayoría de los trabajadores negros del país.Los manifestantes interrumpieron el tráfico y la actividad comercial en el centro de la ciudad, considerado como una plaza fuerte de los conservadores blancos. Unos 1.000 policías, apoyados por soldados y miembros de los servicios de orden del ANC mantuvieron un firme control de la multitud. No se registraron incidentes. Tampoco se produjeron contramanifestaciones de grupos de extrema derecha.

En Ciudad del Cabo, otros 50.000 manifestantes marcharon pacíficamente por el centro de la ciudad, mientras que en Johanesburgo fueron 5.000 las personas que circularon por la zona financiera y de negocios en apoyo de las reivindicaciones de Mandela y de sus aliados políticos.

Las manifestaciones de ayer eran parte de una campaña de acción masiva coordinada por el ANC, el sindicato negro Cosatu y el partido comunista, en un intento de que el Gobierno regrese a la mesa de conferencias para negociar 14 puntos y, fundamentalmente, la formación de un Gobierno de transición, la celebración de elecciones para la formación de una Asamblea Constituyente y el fin de la violencia.

Ayer mismo, despues de las protestas masivas, el presidente surafricano, Frederik de Klerk, se declaró dispuesto a reanudar inmediatamente el diálogo con el líder del ANC. "Espero con impaciencia el día que el señor Mandela venga a verme en mi despacho, como hizo en el pasado".

Las conversaciones fracasaron el pasado mayo a causa del desacuerdo sobre el eventual derecho de veto de la minoría blanca en la futura Constitución.

El colapso total llegó al mes siguiente, cuando más de 40 personas fueron asesinadas en Boipatong, en una acción que el ANC denunció que había contado con la complicidad de la policía.

La semana pasada, Mandela discutió los efectos de la huelga nacional con los líderes de la comunidad de negocios, que estimaron el coste de la acción masiva en unos 8.500 millones de pesetas, tanto por pérdida de horas de trabajo como por disminución de la producción.

Ola de marea

Mandela, con un chándal verde y dorado (los colores del ANC), se mostró ayer a la multitud desde la sede del Gobierno, que domina Pretoria, con las banderas de su grupo ondeando tras él y las de África del Sur un poco más altas, guardadas por soldados y policías. "El resultado de la campaña de protestas masivas no nos deja dudar del éxito", dijo Mandela. "Nuestro pueblo ha mostrado que, en medio de la pobreza, el desempleo y la crisis económica, permanece firmemente comprometido con la paz y la democracia". Añadió que la campaña actual debe ser una ola de marea que lleve al país a un futuro en el que "la justicia prevalezca, la paz esté asegurada y la democracia se convierta en una forma de vida".

En Ciudad del Cabo, el líder regional del ANC, Allan Boesak, urgió a los manifestantes a ocupar los edificios de la Administración de hacienda y a boicotear el pago de impuestos.

La ocupación de oficinas es una de las acciones de protesta inicialmente planeadas para hoy y el resto de la semana. Boesak, hablando desde un camión a la multitud, frente al Ayuntamiento, dijo: "Queremos democracia y la queremos ya

Delegados del equipo de 10 personas enviado por el secretario general de las Naciones Unidas, Butros Gali, para observar los acontecimientos estuvieron presentes en los principales actos de protesta de ayer, ausentes de la violencia de otras ocasiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de agosto de 1992.

Lo más visto en...

Top 50