Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obras Públicas acusa al alcalde de no querer hacer el cierre de la M-40

El ministro de Obras Públicas y Transportes, José Borrell, no entiende los últimos inconvenientes que surgen en torno al cierre norte de la M-40. Borrell creía que tras el acuerdo de las tres administraciones implicadas (Ministerio, Comunidad y Ayuntamiento de Madrid) estaba todo hecho."Cuando el Ayuntamiento dice ahora que se abra una cuota o que pague las expropiaciones del cierre norte de la M-40 Izquierda Unida no parece que se esté solidarizando con la decisión pactada", explicaron ayer fuentes del ministerio. "Si esto es así, es evidente que el alcalde o no quiere que se cierre la M-40 o prefiere que se haga por dentro del Pardo".

La polémica actual sobre el cierre norte de la M-40 se limita, oficialmente, a definir qué cantidades debe aportar cada administración para cubrir las expropiaciones de esta carretera. Borrell, Joaquín Leguina y José María Álvarez del Manzano, en su última cita, cotejaron cinco trazados posibles perfilados por los técnicos del ministerio y acordaron uno (solución D).

El coste de este proyecto se fijó en 13.000 millones de pesetas, 9.826 de construcción y 3.203 de expropiaciones. Esta alternativa ocupa con la carretera 3,82 hectáreas del monte. Otras 4,91 hectáreas residuales quedan segregadas y 1,17 se añaden.

Proyecto más barato

Este trazado, que discurre fuera de la tapia hasta la lengüeta del Pardo próxima al hipódromo -donde entra en superficie y sale en falso túnel- ahorra unos 8.000 millones de pesetas con respecto a la solución Cosculluela. El anterior ministro de Obras Públicas aprobó un proyecto con dos calzadas separadas y largos túneles presupuestado actualmente en 20.560 millones de pesetas y que se considera inviable.En el anexo propuesto ahora para esta obra al convenio firmado en 1986 por las administraciones que realizan el Plan de Accesos a Madrid se especifica: "El Ayuntamiento de Madrid se encargará de la obtención de terrenos necesarios para ejecutar las obras programadas, y financiará su coste con una aportación mínima de 2.026 millones de pesetas". Las restantes expropiaciones (1.117 millones) "se financiarán a partes iguales entre Comunidad y ministerio".

El texto indica que en el caso de aumentar las expropiaciones la diferencia sería atendida por las tres partes. El Ayuntamiento, sin embargo, sostiene que no aportará nada más que lo previsto en el proyecto Cosculluela y lo estima entre 700 y 1.000 millones. El ministerio asegura que nunca se fijó esta cifra y que las expropiaciones actuales del proyecto Cosculluela costarían 2.026 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de junio de 1992