CONFLICTOS DE MINORIAS ETNICAS

Georgia trata de dominar a los secesionistas de Osetia del Sur

La Guardia Nacional de Georgia exigió ayer que tanto los combatientes como la población civil abandonaran Tsjinval, la capital de Osetia del Sur, donde los combates por el control de la ciudad continuaban ayer después de que el sábado los georgianos lograran apoderarse de la parte oeste de la ciudad. Los osetios del sur reniegan de su condición administrativa de georgianos y aspiran al estar bajo el paraguas ruso.

Las aldeas de los alrededores de Tsjinval y del distrito de Znaúr siguieron recibiendo bombas disparadas por la artillería y los morteros de las fuerzas georgianas. Al mismo tiempo, según informes de Comité de Autodefensa de Osetia del Sur, los georgianos están llevando tanques, carros blindados, piezas de artillería y lanzamisiles hacia Tsjinval.

Más información
Yeltsin amenaza con el uso de la fuerza en Moldavia

"La Federación Rusa tomará las medidas necesarias para proteger los derechos humanos, la vida y la dignidad de la población de la región, así como para restaurar la paz y el orden legal", se dice en la declaración del Gobierno ruso sobre Osetia del Sur, aprobada el sábado por la noche. El documento subraya que los esfuerzos de los georgianos por expulsar a los osetios de su territorio han desatado un torrente de refugiados hacia Osetia del Norte que crea una "amenaza directa a la seguridad" de Rusia.

Osetia del Sur era una provincia autónoma de Georgia, pero durante el Gobierno nacionalista de Zviad Gamsajurdia se declaró independiente y proclamó su deseo de unificarse con Osetia del Norte, república que forma parte de la Federación Rusa. El líder georgiano Eduard Shevardnadze ha condenado los ataques de los militares rusos "contra aldeas y formaciones de la Guardia Nacional".

Los osetios del sur confían en que, tras las declaraciones del Gobierno ruso y del vicepresidente Alexandr Rutskói, los soldados rusos los defiendan de los georgianos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS