Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe González decide el lunes el relevo de Fernández Ordonez al frente de Exteriores

El ministro de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez, planteó al presidente del Gobierno, Felipe González, su relevo definitivo antes de que el jefe del Ejecutivo iniciara el pasado lunes, día 8, su gira americana. González se reunirá el próximo lunes, a su regreso de Brasil, con Fernández Ordófiez para decidir sobre la propuesta de su ministro. Las razones que han motivado esta decisión de Fernández Ordóñez son "psicológicas", ya que, debido a su larga enfermedad, no puede atender adecuadamente sus obligaciones desde su domicilio, según informó ayer la ministra portavoz, Rosa Conde.

Felipe González, a su llegada anoche a Río de Janeiro (Brasil), donde hoy participará en la Cumbre de la Tierra, declaró sobre Fernández Ordóñez: "Me pidió antes de venir que pensara en la sustitución y eso es lo que estoy pensando. Ya haremos comentarios a la vuelta", informa Ignacio Cembrero.

La ministra portavoz señaló ayer que Fernández Ordóñez continúa recuperándose de su enfermedad, que ya no le permite seguir los asuntos de su departamento porque ello supondría un esfuerzo excesivo para su salud. Rosa Conde recordó que Asuntos Exteriores prepara intensivamente, en estos momentos, la Cumbre de la CE en Lisboa, la reunión de jefes de Estado americanos que tendrá lugar en Madrid en julio y el seguimiento del referéndum en Irlanda sobre los acuerdos, de la cumbre europea de Maastricht.

La ministra insistió en que la decisión de Fernández Ordófiez está motivada por la imposibilidad de atender una agenda tan cargada. Conde, a renglón seguido, hizo un gran elogio de su compañero de Gabinete.

Fernández Ordófiez, de 62 años, anunció oficialmente su baja el pasado 31 de mayo, por encontrarse enfermo y muy cansado, al regreso de su gira por el Cono Sur. El jefe de la diplomacia española se sometió el 2 de junio a un chequeo médico en la clínica Puerta de Hierro para determinar la evolución de su estado de salud, horas después de que anunciase la suspensión de su agenda oficial. El pasado otoño también suspendió mes y medio su actividad por razones de salud, lo que le impidió estar en la cumbre de Maastricht.

El ministro de Exteriores había manifestado a González su voluntad de tomarse un tiempo para decidir si continuaba al frente de la cartera de Exteriores o planteaba su relevo. Finalmente, ha optado por esto último.

La postura del presidente del Gobierno ha sido en todo momento la de respetar la posición de su ministro de Asuntos Exteriores y delegar en él su decisión final sobre la continuidad o la salida del Gobierno.

Cambio definitivo

Rosa Conde aseguró ayer que ningún ministro asumirá las funciones del titular de Asuntos Exteriores si González confirma su relevo el lunes. Así, la ministra descartó algunas especulaciones de las últimas semanas que apuntaban a que algún ministro podría asumir en funciones la cartera de Asuntos Exteriores.

Fuentes gubernamentales insistían ayer en que González no pretende aprovechar el relevo en Asuntos Exteriores para abrir una remodelación de Gobierno. "El presidente quiere hacer un relevo simple como sucedió tras la dimisión del ministro de Sanidad, Julián García Valverde, el pasado enero, o como ya antes ocurrió cuando Manuel Chaves dejó la cartera de Trabajo, en abril de 1990, para presentarse como candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía", indicaron ayer las mismas fuentes.

Tanto en uno como. en otro caso, los sustitutos de los ministros procedieron de fuera del Gobierno, lo que evitó a González realizar una remodelación. En el caso de García Valverde, su sustituto fue el consejero de Sanidad de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, y en el caso de Chaves, un dirigente socialista asturiano, Luis Martínez Noval.

A las razones de la aversión que a González le producen los relevos de Gobierno, se unen sus recientes intervenciones en las que ha señalado su satisfacción por el funcionamiento del actual Ejecutivo para avalar como más probable la tesis del relevo simple.

Fuentes gubernamentales señalaron ayer que el perfil del sustituto de Francisco Fernández Ordóñez responde más al de un hombre de la carrera diplomática que al de un político y, más aún, teniendo en cuenta que la legislatura ya entra en su recta final, con la previsión de una convocatoria de elecciones generales para la primavera próxima.

La enfermedad de Francisco Fernández Ordóñez es seguida por sus compañeros de Gobierno con un gran respeto, que responde al prestigio acumulado por el titular de Asuntos Exteriores, no sólo por los grandes éxitos de su gestión al frente de su cartera, como la celebración de la cumbre de paz árabe-israelí en Madrid, sino también por su papel de equilibrio interno en los conflictos suscitados durante la legislatura en el Gabinete.

Reacciones

El ministro de Cultura, Jordi Solé Tura, dijo ayer en Badalona que el relevo de Fernández Ordóñez "será la única modificación en el Gobierno".

Mientras, Francisco Álvarez Cascos, secretario general del PP, dijo ayer que la renuncia del ministro de Exteriores "es un gesto que le honra, ante la situación derivada de su enfermedad y la incapacidad de atender sus obligaciones". "Lo mejor para él es su recuperación", añadió. Julio Anguita, coordinador general, de IU, demandó ayer al Gobierno que nombre "de inmediato" un nuevo ministro de Asuntos Exteriores, debido a la "importancia de la cartera". También mostró "su profundo respeto y comprensión por la petición y la labor del ministro", informa Efe.

El presidente del CDS, Rafael Calvo Ortega, aseguró ayer sentirse "muy triste" por la petición de Fernández Ordóñez e indicó que ningún partido debe sugerir quién puede ser el sustituto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de junio de 1992

Más información

  • Rosa Conde descarta que otro ministro asuma la cartera en funciones