Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FERIA DE SAN ISIDRO

Rafi de la Viña: "Madrid no tiene paciencia con los toreros jóvenes"

El matador de toros albacetense Rafi, de la Viña, que actúa esta tarde en su única corrida contratada en la feria, viene con la ilusión de sacarse la espina de Las Ventas, plaza en la que alcanzó un gran éxito como novillero pero que después no ha repetido: "La culpa ha sido mía en unas ocasiones y de los toros en otras, pero también ocurre que Madrid no tieme paciencia con los toreros jóvenes".Matiza que esta acusación no va en demérito de la afición de Las Ventas, a la que califica de la mejor y más entendida, aunque insiste en su idea y la amplía: "Esa falta de paciencia se nota en que cuando te has colocado mal en un pase o te ha salido un poco enganchado, ya te están llamando la atención. Además, a los jóvenes nos hace faltan unas temporadas para madurar y en ningún coso se nos puede medir con la misma vara que a las figuras que llevan 20 años en esto, pero menos en Las Ventas con lo que impone".

Agrega que, en cualquier caso, siempre es más formativo para un torero que le exigan la perfección a que transijan con sus fallos. "El fondo de esta afición es bueno", puntualiza, "pero la forma a veces no, porque deberían ser un poco comprensivos, porque a los toreros con genio e impulsivos como yo nos dan unas ganas tremendas de contestar al público, lo que jamás debe ocurrir".

De la Viña, 22 años, cree haber alcanzado ya esa madurez para volver a salir por la puerta grande, como en 1987 cuando era novillero, aunque estima que es injusto disponer de una sóla oportunidad en el abono, "y con una corrida en principio no de las mejores, pese a que yo he triunfé una vez con estos toros".

"La verdad es que de poco me ha servido salir a hombros en la feria de Fallas", concluye, "y tendré que refrenar mis ansias de hacer muchas cosas a la vez e inclinarme por la calidad y el buen gusto, lo que tanto agrada aquí".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de mayo de 1992