Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los avatares de un monumento emblemático

La Esfera Armilar que promueve la cooperativa PSV está para paralizada por motivos económicos

Dos empresas que construyen la emblemática obra desconfían de que se pueda concluir

La construcción de la Esfera Armilar, el monumento emblemático que servirá como reclamo turístico del barrio de Valdebernardo, lleva paralizada medio año. PSV, la cooperativa de UGT que promueve la obra, dice que está "reestudiando" el proyecto, pero que piensa ejecutarlo. Si no lo acabara este año, perdería los 2.400 millones de pesetas que en concepto de exenciones fiscales le concede la sociedad estatal Quinto Centenario. Pero los servicios jurídicos de esta institución estudian ahora beneficiar a los "casos concretos en que haya una vocación de permanencia". Esto significa que, aunque su obra la terminara fuera de plazo, PSV podría gozar de un trato fiscal muy apetitoso.

La Esfera Armilar es el monumento emblemático de 92 metros de altura que iba a construir en el barrio de Valdebernardo la cooperativa de UGT (Promoción Social de la Vivienda -PSV-) como atracción turística y gancho económico de la zona de viviendas sociales. Las previsiones fijaban su terminación para 1992. Pero se concluirá como muy pronto a mediados de 1994. El gerente de PSV, Carlos Sotos, explica la causa: "Quiero priorizar la construcción de viviendas sociales".

Los autores del proyecto, José Antonio Fernández Ordóñez y Rafael Trenor, no saben nada del desarrollo de las obras desde hace meses. "¿Usted cómo lo ve?, ¿cree que saldrá adelante la Esfera?". Esa es la pregunta que el ingeniero Fernández Ordóñez y los responsables de varias empresas implicadas en la construcción plantean.

MÁS INFORMACIÓN

Sotos afirma que está "reestudiando" el proyecto y que dentro de 30 días informará detalladamente sobre el nuevo "plan técnico y financiero de la la obra".

Las empresas contratadas por PSV para hacer realidad el sueño han invertido cientos de millones. La Unión Temporal de Empresas (creada para esta obra y formada por dos grandes constructoras -Dragados y Fomento- y tres del INI -Ensidesa, Auxini y Bacock-) ha reducido costes desde noviembre. Las otras tres -Philips, Krupp y Thyssen- están en una situación similar.

Tanto Manuel Ventura, el responsable de la compañía de ascensores Thyssen como HansJuergen Tuemmers, director gerente de Krupp, han expresado su inquietud sobre la posibilidad de que la obra no se lleve a cabo. Krupp ha cobrado sólo 150 de los 225 millones que tendría que haber recibido ya.

"Demasiados intereses"

No obstante, Ventura cree que "hay demasiados intereses políticos y económicos como para que pueda venirse abajo todo". Ventura no ofreció cifras sobre el dinero invertido por su empresamucho, mucho"- y el que le debe PSV.

El representante de la UTE, Elías Llamazares, asegura que las cinco empresas de las que es portavoz "simplemente obedecen los deseos del cliente, y por eso han paralizado la obra".

Sin embargo, un cargo de la UTE aseguró que PSV no pagades de noviembre. "Nuestros hombres iban a PSV para cobrar las deudas [evaluadas por la misma fuente en cientos de millones] y una semana tras otra salían sin nada. Les decían: En la próxima reunión les damos un listado de fechas de pago".

El representante de la UTE, Luis Llamazares, niega ese extremo. "El. dinero en las construcciones no se cobra en el acto, siempre hay flexibilidad.

Sotos desea ejecutar antes todas las obras de viviendas retrasadas desde el año pasado y las de este año. Sotos argumenta que va a un ritmo de "tres primeras piedras por semana".

Para realizar esta información, EL PAÍS intentó, sin éxito, hablar con la compañía Philips y con el gerente de Urbanismo, Pedro Areitio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de mayo de 1992