Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CE encara la recta final de la reforma agraria

Los ministros de Agricultura de los Doce iniciaron ayer en Bruselas una maratón negociadora convocada por la presidencia portuguesa de la CE para llegar a un acuerdo. Según los expertos, puede lograrse un consenso de "último minuto" el miércoles o el jueves o "un avance sustancial" para rematar el paquete en junioSi en el tema capital de la re forma de la política agrícola común (PAC) existe un punto de encuentro tras la última pro puesta portuguesa "mucho más generosa", en lo que respecta a los precios agrarios de la próxima campaña sigue viva la frontal oposición española. El ministro Pedro Solbes considera inaceptables las rebajas a los agricultores españoles y portugueses, mientras la Comisión Europea propone congelar los precios al resto.

En lugar de una rebaja del 35% de los precios de los cereales en tres años, la presidencia portuguesa plantea un recorte del 25%. Así en lugar de reducirse de 155 a 100 ecus por tonelada para igualarlos a la cotización internacional, se quedarían en 112 ecus. Esa diferencia no tiene un coste sustancial para el presupuesto comunitario, pero tiene efectos sobre los otros sectores. El precio del cereal es un componente clave, a través del pienso, en los costes de producción del vacuno, el porcino y la leche.

Pedro Solbes valora la capacidad de la nueva oferta de contentar a todos, principalmente porque "incluye compensaciones al ciento por ciento" de las pérdidas de renta de los agricultores.

Abandono de tierras

El comisario Ray MacSharry considera, sin embargo, que ese recorte más moderado en los precios garantizados no resolverá el problema y obligaría a la Comunidad a volver a actuar en unos años. Si el precio por tonelada se sitúa en 112 ecus hará falta un programa de abandono de tierras (el elemento necesario para reducir la producción) superior al 15%. En ese caso, Francia está en total desacuerdo.

El arrastre de problemas a otros sectores que exigirían mayores compensaciones está, según Mac Sharry, en contra de "la coherencia del sisterna". El punto débil de la propuesta portuguesa es que, sin mayor abandono de tierras, la CE no podrá cumplir con la reducción del 26% de sus exportaciones subvencionadas, punto esencial para intentar un acuerdo en la Ronda de Uruguay del GATT.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de mayo de 1992