Libia asegura que entregara a los presuntos autores del atentado de la Pan Am

El embajador libio en las Naciones Unidas, Ahmed Elhouderi, comunicó ayer al Consejo de Seguridad que su Gobierno ha decidido entregar a la Liga Árabe a los dos presuntos autores del atentado que destruyó un avión de Pan Am en diciembre de 1988 causando 270 muertos. El anuncio de Elhouderi no era un rumor, "sino el resultado de una decisión que ya ha sido tomada", dijo el diplomático.

El embajador francés ante las Naciones Unidas, Jean-Bernard Mérirnée, declaró ayer que Estados Unidos, Francia y el Reino Unido habían decidido suspender las acciones en estudio contra Libia en el seno el Consejo de Seguridad. Según Mérirnée, "el anuncio libio es un progreso que permite abrir perspectivas muy favorables".Libia, que con su acción pretendía precisamente detener la discusión de esa resolución de bloqueo aéreo y militar para forzarle a entregar a Lamen Khalifah Fhiman y Abdel Basset Al Meghari, los dos presuntos autores del atentado contra el avión de la Pan Am, no ha hecho pública la fecha en la que entregará a los dos hombres.

El máximo dirigente libio, el coronel Muarrimar el Gaddafi, sí ha anunciado que los terroristas serán puestos a disposición de la Liga Árabe, por lo que su propuesta no cumple el requisito básico de la petición estadounidense: que ambos sospechosos sean entregados a Occidente para ser juzgados en Occidente.

Sin embargo, antes de la declaración del embajador libio ante las Naciones Unidas, un diplomático norteamericano aseguró que Washington no se opondría a una fórmula como ésta, que permite al dirigente libio "salvar la cara", siempre y cuando el resultado final sea la entrega de los dos presuntos agentes libios a Estados Unidos o al Reino Unido para ser juzgados.

El Gobierno libio ha completado su jugada diplomática con la solicitud oficial al Tribunal Internacional de La Haya de que estudie la posibilidad de que los sospechosos sean juzgados por otras naciones distintas a las afectadas en el atentado. Muammar el Gaddafi quiere que los presuntos autores de aquel ataque sean juzgados en Suiza y no en Estados Unidos o el Reino Unido.

Los Gobiernos de EEUU y el Reino Unido trataban ayer de persuadir al Consejo de Seguridad de que el Tribunal Internacional no tiene jurisdicción sobre el futuro judicial de los sospechosos.

La decisión de Gaddafi es el desenlace de un fin de semana caracterizado por las negociaciones diplomáticas encaminadas a evitar una resolución del consejo contra Libia.

Por otra parte, el ministro de Asuntos Exteriores chino, Qian Qichen, declaró ayer que su país rechaza el terrorismo y apoyará un severo castigo a los culpables del atentado contra el avión de pasajeros, pero se mostró partidario de proseguir las consultas e investigaciones, informa desde

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 23 de marzo de 1992.

Lo más visto en...

Top 50