Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El canciller Calderón intenta tranquilizar al Gobierno sobre la crisis venezolana

El nuevo canciller venezolano, el democristiano Humberto Calderón, intentó ayer apaciguar los temores de su homólogo español, Francisco Fernández Ordóñez, sobre la estabilidad de la democracia venezolana tras la frustrada intentona militar de principios de febrero, según fuentes diplomáticas. Aunque la situación sigue siendo delicada, Calderón insistió en que había mejorado "tanto en el plano político como en el militar".El jefe de la diplomacia venezolana, que entró en el Gobierno de unión nacional que formó el presidente socialdemócrata Carlos Andrés Pérez tras el golpe abortado, aseguró además que las rectificaciones que el nuevo Ejecutivo pretende introducir en materia económica no afectarán para nada a las inversiones extranjeras, que se seguirán alentando.

España acaba, por otra parte, de dar el plácer como embajador de Venezuela en Madrid a Armando Durán, un peso pesado de la política venezolana que fue cuatro veces ministro y precedió Calderón en el cargo de canciller.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de marzo de 1992