El Consejo de Seguridad aplaza el debate sobre las sanciones a Libia

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aplazó ayer las consultas para discutir un proyecto de sanciones económicas contra Libia presentado por Estados Unidos, Francia y el Reino Unido. El aplazamiento se justificó por la información procedente de Túnez que apuntaba la posibilidad de que Muammar el Gaddafi accediera a entregar a la ONU a los dos agentes libios que colocaron presuntamente la bomba que destruyó un avión de la Pan Am en diciembre de 1988, causando 270 muertos.

Egipto, Marruecos y Túnez son los países que están mediando ante Gaddafi. Según la agencia Reuter, el pasado jueves, el propio rey Hassan II de Marruecos se entrevistó en dos ocasiones con un enviado especial de Gaddafi. Paralelamente, los ministros de Exteriores de Túnez y Libia intercambiaron opiniones y posteriormente se reunieron con los embajadores de sus respectivos países en EE UU, Francia, Reino Unido, China y Rusia, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

Esta actividad diplomática respondía a un anuncio del Departamento de Estado norteamericano, hecho público el jueves, en el que se exhortaba a los norteamericanos que se hallan en Libia a que abandonen el país antes de que puedan entrar en vigor sanciones que incluirían un bloqueo aéreo total.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 20 de marzo de 1992.

Lo más visto en...

Top 50