Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Proceso a la mafia turca

Garzón investiga a 74 presuntos 'narcos' que introdujeron en España 400 kilos de heromía

Casi 8.000 folios, recogidos en 28 tomos, son el resultado de las investigaciones efectuadas durante más de dos años por el juez Baltasar Garzón y la Fiscalía Antidroga sobre la denominada mafia turca, en cuyo poder se decomisaron cerca de 400 kilos de heroína de gran pureza. La pasada semana Garzón concluyó el sumario, en el que están implicadas 74 personas: 23 permanecen encarceladas, otras tantas han logrado escapar de la justicia y 28 están en libertad provisional. Doce de los encausados son españoles.

Durante 1989 y 1990 llegaron a España un gran número de narcotraficantes turcos, que huían de la presión policial desatada contra ellos en Holanda y Alemania. Estas personas establecieron su residencia fundamentalmente en Madrid y la Costa del Sol con la intención de crear la infraestructura necesaria para abrir mercados de heroína. La droga, procedente de Kurdistán, sería introducida en España en camiones de gran tonelaje.Varios meses antes de la recepción de los primeros alijos, los jefes de algunas de las principales organizaciones de Turquía enviaron a nuestro país a sus lugartenientes con el objetivo de que alquilaran o compraran pisos y chalés. En España contaron con el apoyo de otros compatriotas que tienen negocios que en realidad sirven de tapadera para sus actividades delictivas, según las investigaciones policiales.

"Todos los componentes principales de la red turca se comunican entre sí mediante localizadores o busca-personas, facilitando un número telefónico de contacto. A veces también alquilan una habitación de hotel por una sola noche, desde donde efectúan los contactos telefónicos, lo que impide prácticamente el seguimiento policial y judicial", según consta en el auto de procesamiento dictado por el juez Baltasar Garzón, titular del Juzgado Central de Instrucción número 5.

El seguimiento de esta organización ha puesto al descubierto que dentro de ella hay variasfamilias, según el testimonio de Osman Yavuz, un turco arrepentido que, tras colaborar durante unos meses con el juez Baltasar Garzón, se dio a la fuga en febrero del año pasado... y aún no ha sido capturado.

El sumario indica que los clanes existentes en el seno de esta red son la familia Capam, la de Ekren Hut y la de la Husein Kormaz, conectados a su vez con el superjefe turco Yasar Aviii Karadurmus (apodado Avni Musullulu).

Las operaciones policiales contra la red se iniciaron el 26 de octubre de 1989, cuando la policía se incautó en un chalé de San Antonio de la Herradura (Granada) del mayor alijo de heroína descubierto hasta ahora en España: 107 kilos de heroína. Un mes después fueron decomisados otros 75 kilos en Benalmádena (Málaga).

Por la misma época, la Guardia Civil capturó en el paseo de la Castellana de Madrid a varios presuntos narcos más, entre los que estaba el arrepentido Osman Yavuz. A lo largo de 1990, la policía efectuó redadas en Madrid, Costa del Sol y Denia (Alicante).

Los más de 300 kilos de heroína decomisados podrían haberse transformado en unos 10.000 millones de pesetas. Se han descubierto cuatro transferencias bancarias realizadas por la mafia a Turquía desde bancos de Gibraltar, tras haber sacado de España el dinero dentro de maletas.

Según los abogados de algunos de los encausados, los trámites jurídicos harán imposible la celebración del juicio antes de que se cumplan cuatro años desde que se inició el proceso. "Se necesitan alrededor de 1.200 días para que todas las partes podamos tener conocimiento del sumario", dice Emilio Rodríguez Menéndez, defensor de Ismail Kismaz. "Los encarcelados tendrán que ser puestos en libertad sin ser juzgados", vaticina el letrado. Pero la Fiscalía Antidroga afirma que hay fórmulas legales que harán que la vista oral pueda celebrarse antes de que se cumplan los cuatro años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de marzo de 1992