Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SUSTITUCIÓN EN SANIDAD

El felipista Jose Antonio Griñán sustituye a García Valverde como ministro de Sanidad

, El presidente del Gobierno, Felipe González, resolvió ayer el problema planteado por Julián García Valverde al presentar su dimisión como ministro de Sanidad. Pocas horas después de informar al Rey de la minicrisis nombró nuevo titular de Sanidad a José Antonio Griñán Martínez, de 45 años, hasta ayer consejero del mismo ramo en la Junta de Andalucía. La elección de Griñán, considerado como un declarado felipista y hombre de confianza de Manuel Chaves, presidente de la Junta, ha hecho reaccionar a UGT, ya que el nuevo ministro apoyó el Informe Abril en una reunión de consejeros autonómicos. El PP, por su parte, estima que con este cambio "no se soluciona la crisis de Gobierno".

El jefe del Gobierno contactó con Chaves tras aceptar la dimisión de García Valverde. Según confesó ayer el presidente andaluz, le preguntó si podía disponer de Griñán como ministro de Sanidad. Chaves comunicó a Griñán ayer por la mañana las intenciones de González y ambos asistieron después a la reunión habitual del Consejo de Gobierno.Felipe González se reunió ayer por la mañana con el Rey para informarle de la dimisión de García Valverde. Por la tarde, el Ministerio del Portavoz del Gobierno emitía un escueto comunicado. "El presidente del Gobierno, de acuerdo con el artículo 100 de la Constitución, ha propuesto a Su Majestad el Rey el nombramiento de don José Antonio Griñán Martínez como nuevo ministro de Sanidad y Consumo. La toma de posesión tendrá lugar mañana, miércoles 15 de enero, a las 9.00 horas en el Palacio de la Zarzuela". José Antonio Griñán, madrileño de 45 años, casado padre de tres hijos, es considerado por quienes lo conocen como un declarado felipista y hombre fiel a Chaves.

Una de las primeras reacciones a este nombramiento vino del sindicato UGT que expresó "su gran preocupación" por el acceso de Griñán al Gobierno, ya que fue "el único consejero de Sanidad" que apoyó "manifiestamente" el Informe Abril. Según una nota de UGT, Griñán "no sólo tomó una posición favorable a los planteamientos de la gestión privada en la sanidad pública sino que planteó a las claras en Andalucía la privatización de los servicios de urgencias".

Apuesta privatizadora

UGT considera que el Gobierno "apuesta, a todas luces, por un modelo privatizador". José Antonio Griñán ha defendido algunos aspectos de este polémico informe -"si el informe Abril tiene que abrir un debate en la sociedad, pues, bienvenido sea" ha manifestado- y de hecho presentó al sector privado una oferta de colaboración para mejorar los recursos sanitarios públicos.Mientras, el presidente de la federación andaluza de Izquierda Unida, Luis Carlos Rejón, dijo ayer al conocer la designación: "Es el hombre adecuado para poner en marcha de forma encubierta el informe Abril tal y como habían pensado hacer en Andalucía". Rejón señaló que el saldo del nuevo ministro al frente de la consejería "ha sido negativo", informa Efe.

Comisiones Obreras también expresó su preocupación por el acceso al Ejecutivo de Griñán "porque no se ha caracterizado por la defensa de la sanidad pública". Esta central instó al nuevo titular de Sanidad a negociar con los sindicatos, que tienen anunciada una huelga en la sanidad para el próximo 30 de enero.

Sin embargo, el Sindicato de Enfermería (SATSE) acogió favorablemente la elección efectuada por González. "Lo más positivo es haber nombrado a alguien con experiencia en el sector". Vicente Garcés, secretario general de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), indicó: "Vemos a Griñán como una persona que puede tardar poco tiempo en poner en marcha el ministerio y ésto es fundamental".

Javier Arenas, vicesecretario general del Partido Popular, por su parte, declaró anoche que el nombramiento de Griñán "supone una mera sustitución de un ministro de su Gabinete, que no resuelve la crisis del Gobierno". Y añadió: "La política sanitaria no se va a alterar con la presencia de un nuevo ministro, que hará la política conjunta del Gobierno".

Reajuste en la Junta

La designación de José Antonio Griñán como ministro de Sanidad abre una mini-crisis en el Gobierno andaluz, en el que el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, no iba a efectuar ningún cambio al menos hasta pasada la celebración de la Expo 92.El diputado popular y portavoz en asuntos sanitarios en el Parlamento andaluz, José Manuel Gómez Angulo, calificó ayer al nuevo ministro de "buen gestor" y puntualizó: "Diríamos que tiene unas ideas poco socialistas. Va a dar cancha al sistema privado".

El presidente andaluz calificó de "disparate político" las valoraciones efectuadas por algunos portavoces de la oposición que calificaron a Griñán como un defensor de la sanidad privada. Según Chaves, "nunca ha sido intención de Griñán privatizar la sanidad. Es. un defensor de la sanidad pública".

El consejero de Sanidad de la Generalitat de Cataluña, Xavier Trias, elogió anoche en Catalunya Radio el nombramiento de Griñán, de quien dijo ser amigo, "porque lo que te da miedo es que te pongan un ministro que no sepa de qué va la cosa y, como mínimo", recalcó.

José Antonio Griñán Martínez, de 45 años, licenciado en Derecho e inspector de Trabajo, fue viceconsejero de Trabajo en 1982 con Rafael Escuredo, primer presidente de la Junta de Andalucía. En 1986 fue designado viceconsejero de Salud, ya durante el mandato de Jose Rodríguez de la Borbolla.

Griñán procede del equipo de colaboradores de Manuel Chaves, con el que ocupó la secretaría general técnica cuando éste fue ministro de Trabajo. Abandonó el ministerio cuando Chaves fue designado candidato socialista a la Junta en las elecciones de 1990, en la participó como asesor de la campaña. Como consejero de Sanidad, Griñán ha apostado por un cambio en el sistema de financiación, dada la eleveda deuda que acumula la Junta cifrada en unos 70.000 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de enero de 1992

Más información

  • El nuevo miembro del Gobierno era hasta ayer consejero en la Junta de Andalucía