Tribuna:Tribuna
i

Acción de gracias

La Bolsa española demostró ayer de lo que es capaz en ausencia de complicaciones externas, entendiendo como tales la falta de una referencia como Wall Street y el convencimiento de las instituciones de que nada se iba a oponer a su voluntad. Suponer a estas alturas que la inversión particular decidió tomar posiciones es tanto como confiar en una reacción inmediata e importante del mercado a pesar de los resultados de la cesión de letras del Tesoro a tres meses y de las subastas de bonos y obligaciones del Estado. En el primer caso, el Banco de España lanzó un mensaje confuso al mercado al elevar en 15 centésimas el tipo de interés. Una medida que puede interpretarse como una protección a la peseta o como un deseo del banco emisor de colocar su cartera de letras antes de que el propio Tesoro se haga cargo de las cesiones.Las subastas de bonos y obligaciones quedaron desiertas al pujar las instituciones a tipos más altos de los que el Estado está dispuesto a pagar. Estas presiones alcistas preocuparon a los operadores, que no llegaban a explicar" se el por qué de las subidas que registró la Bolsa en esta sesión. Si el Tesoro quiere renovar deuda tendrá que pagar más alto y ésto debe preocupar siempre al inversor en renta variable. El índice de Madrid subió 2,47 puntos, con un volumen tan solo discreto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 28 de noviembre de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50