Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ESTADO DE LAS AUTONOMIAS

Izquierda Unida y CDS se muestran muy alejados del Gobierno para conseguir el pacto autonómico

ANABEL DIEZ El Gobierno pretende volver al espíritu de 1981, cuando, por consenso, las principales fuerzas políticas aprobaron la generalización del sistema autonómico y ordenaron el desarrollo de este proceso. Cuando todavía no han comenzado oficialmente las negociaciones para ultimar la construcción del Estado autonómico, se aprecia un claro distanciamiento de posiciones por parte de Izquierda Unida y el CDS y se advierten posibilidades de acuerdo con el Partido Popular, pese a los recientes y tensos enfrentamientos públicos en el Congreso, al exigir el PP un estatuto de autonomía para las ciudades de Ceuta y Melílla.

El presidente del Gobierno, Felipe González, manifestó en una reunión interna de su partido el interés máximo del PSOE por culminar esté proceso en compañía del PP al ser el partido que gobierna, solo o en coalición, en media docena de autonomías.El coordinador general de Izquierda Unida, Julio Anguita, dijo ayer -informa Victorino R. de Azúa- que no se siente sorprendido por el espíritu de desconfianza hacia las comunidades autónomas que impregna el informe del Ministerio de Administraciones Públicas. "La Constitución fija un proyecto de Estado con tres administraciones, central, autonómica y municipal", señaló Anguita, "pero la tendencia es siempre a la centralidad, a frenar la Constitución".

"La acción del Gobierno está inspirada en un visión conservadora", añadió el dirigente de IU, "y en vez de poner en marcha mecanismos de corresponsabilidad se aplican criterios restrictivos, actúa de freno. Eso es lo que hay que preguntarse. Las comunidades autónomas no han cumplido ¿pero han podido corresponsabilizarse o se les impone desde el Gobierno central hasta lo que hay que decir?".

Antoni Fernández Teixidó, secretario general del CDS, declaró ayer que la apreciación de "insatisfacción" por parte del Gobierno respecto a la cooperación de las autonomías "habría que invertirla en parte, desde la práctica política".

Teixidó, que tiene previsto entrevistarse mañana con el ministro para las Administraciones Públicas, Juan Manuel Eguiagaray, dijo que para el CDS es necesario que, sé acepte la reforma de los estatutos autonómicos del artículo 143 de la Constitución y que se acepten Ias transferencias en materia de educación y de sanidad. La experiencia de la reforma sanitaria debe ser continuada por las distintas administraciones autonómicas" dijo.

Fernández Teixidé explicó que, frente a la postura del Gobierno que pretende una reforma de los estatutos con competencias delegadas, hay que llegar a competencias plenas. Además el CDS considera que es imprescindible conseguir los estatutos para Ceuta y Melilla y piensa que el PP, que se ha mostrado abanderado de esta idea, estaría dispuesto a ceder a última hora en favor de una fórmula del tipo de la carta municipal para cada una de las ciudades, tal y como propone el PSOE.

No a las "nodrizas"

El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, aseguré ayer que el Gobierno catalán no necesita "nodrizas" en alusión al documento del Ejecutivo central en el que se critica el victimismo de algunas comunidades autónomas y se proponen mecanismos para una mayor colaboración con la Administración central, informa Efe.

"El Estado tiene unas competencias y la Generalitat, otras, y cada uno debe cumplir con su papel. Debe quedar claro que nosotros no necesitamos nodrizas, porque Cataluña funciona mejor que el resto del Estado a pesar de tener problemas de financiación", aseguró Pujol.

El documento elaborado por el Gobierno sobre todos los aspectos que debe afrontar el pacto autonómico (véase El PAÍS de ayer), fija los objetivos políticos que se persiguen con el acuerdo y apela permanentemente a revivir el espíritu de 1981 cuando al no existir norma alguna sobre la estructura territorial del Estado se llegó al acuerdo "como una libre manifestación de voluntades".

"Esta exigencia de consenso, derivada de la propia característica de ser un sistema abierto, que prevé procedimientos para su perfeccionamiento y, permite diversidad de opciones, vuelve a ser requerida después de un período de diez años durante los cuales se han consolidado las instituciones autonómicas", señala el documento.

Esta petición se produce por la necesidad de afrontar la situación de las 13 comunidades autónomas de vía lenta que, según la previsión constitucional, al cumplir cinco años desde su andadura autonómica pueden acceder a mayores cotas de autogobierno.

El Gobierno, no obstante, quiere aprovechar esta situación para introducir retoques en todo lo que considera que ha funcionado incorrectamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de noviembre de 1991

Más información

  • El Ejecutivo propone a la oposición recuperar "el espíritu del 81"