Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Segundo día consecutivo de huelga en Suráfrica

Más de tres millones de trabajadores negros pararon ayer por segundo día consecutivo en Suráfrica en una huelga que la oposición califica como un plebiscito que niega la confianza al Gobierno del presidente Frederik de Klerk.

Jav Naidoo, secretario general del sindicato laborista negro Cosatu, declaró ayer que la huelga constituye un ensayo general para la acción que finalmente derrocará el Gobierno surafricano". El dirigente añadió que nuevas acciones masivas serán organizadas con el fin de obligar al Gobierno a negociar la formación de un gabinete interino.

La huelga fue convocada para protestar contra la aplicación de un impuesto del 10% sobre los alimentos básicos que afectará especialmente a los sectores de la población más necesitados. Además, los organizadores de la protesta exigen que las centrales sindícales sean consultadas para la gestión y planificación del futuro económico del país.

Como consecuencia del paro, la mayoría de los comercios cerró. El servicio de los trenes de cercanías bajó a un 3% de su capacidad normal. Tampoco funcionaron los taxis que diariamente trasladan a miles de trabajadores entre los barrios negros de Soweto y Johanesburgo. Los helicópteros del servicio de tráfico informaron que en lugares donde habituálmente los atascos alcanzan hasta siete kilómetros sólo localizaron ocho vehículos.

El apoyo a la huelga fue masivo en la zona industrial de Johanesburgo, en la que entre el 80% y 100% de los trabajadores permanecieron en sus casas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de noviembre de 1991