Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

París rehúsa que más agentes españoles actúen en Francia, pero aumentará sus efectivos anti-ETA

El Gobierno francés ha rechazado la petición española para ampliar el número de policías españoles que actúan en investigaciones sobre miembros de ETA en Francia. Sin embargo, fuentes francesas aseguran que Marchand ha ofrecido unas contrapartidas "muy interesantes" que rehúsan desvelar por razones de seguridad. Mandos españoles de la lucha antiterrorista indican que esas medidas se traducirán en un incremento de la calidad y cantidad de los efectivos franceses que combaten a ETA. "En' definitiva", resume una fuente española, "más hombres y más horas de trabajo". Según fuentes de Interior, esta medida no se habría arrancado sin la "provocadora" y rechazada propuesta del ministro del Interior español, José Luis Corcuera.

MÁS INFORMACIÓN

Fuentes del Ministerio del Interior español y de la Administración francesa confirman que ya se ha producido una respuesta del titular del Interior francés, Philippe Marchand, a las demandas planteadas el día 19 en Madrid por José Luis Corcuera La petición española coincidió con un triple atentado de ETACorcuera había planteado a Marchand la necesidad de que Francia mejorase su despliegue policial en la lucha contra ETA y permitiese a España introducir más agentes en territorio francé para participar en tareas de in vestigación y seguimiento de etarras.

La negativa de Marchand a este último punto ha sido debida, según fuentes de ambas administraciones, a que la actuación de. policías españoles en Francia plantea problemas jurídicos insolubles en tanto no se llegue a una jurisdicción única judicial policial en Europa.

Fuentes de la Administración francesa, que días atrás esgrimieron que si se aceptaba la petición se producirían conflictos sindicales policiales, afirman que la petición española era "imposible de asumir". Un mando de la lucha antiterrorista española consideró lógica tal respuesta y llegó a afirmar que España no habría dado una réplica muy distinta de haber recibido una solicitud similar.

Actitud comprensiva

Esta respuesta -que Interior califica de "notable"- no ha sido acogida con desagrado por algunos mandos de la lucha antiterrorista española, que habían tomado como una "provocación" la petición de Corcuera de que se permitiera a agentes españoles participar en labores de vigilancia sobre etarras en suelo francés.

Otros mandos de la lucha antiterrorista española no ocultan su decepción pues se habían mostrado muy confiados en que la respuesta francesa sería favorable ante la evidencia de que el control de los movimientos de las personas presuntamente relacionadas con ETA exige un despliegue -que hasta el momento Francia no había realizado.

Esta participación se habría ceñido al seguimiento sobre el terreno de sospechosos de vinculación con la banda terrorista, control de viviendas presuntamente relacionadas con este entramado, escuchas telefónicas, y seguímiento de contactos y citas.

Hasta el momento, Francia sólo autoriza a que actúe en cada operativo un agente español en calidad de observador, algo juzgado insuficiente por los mandos de la lucha antiterrorista española.

Sin embargo, esos mandos estiman que se ha conseguido con la "provocación" de Corcuera el efecto deseado: que Francia se comprometa a incrementar la calidad y cantidad de sus efectivos en esta lucha. Esto incluirá el presumible desplazamiento al País Vasco francés de especialistas de la lucha antiterrorista francesa actualmente destacados en París. Hasta el momento el peso de esta labor'recaía en un reducido número de agentes de la Policía Judicial y de los Servicios de Información, mientras que la Policía de Aire y Fronteras y la Gendarmería tienen una labor muy subsidiaria.

Esto suponía en la práctica, según mandos españoles, que por falta de medios se realizase escaso número de seguimientos de sospechosos de vinculación con ETA, que solían limitarse a los fines de semana.

Igualmente, Marchand se ha comprometido ante Corcuera a reforzar todas las líneas y órganos de cooperación con las autoridades españolas por vía policial y judicial.

Si bien desde las instancias políticas se ha solido ensalzar el nivel de la cooperación antiterrorista hispanofrancesa, mandos antiterroristas españoles suelen aducir que en alguna ocasión han tenido que insistir para que funcionarios franceses entrasen donde los servicios de la Guardia Civil habían detectado a un miembro de la cúpula etarra.

El Cesid informa

Un informe confidencial del Cesid muestra a las claras que la cooperación era y es mejorable. "Francia sigue siendo la retaguardia de ETA, aunque en ningúni caso puede seguirse hablando de santuario. El constante ascenso de los partidos políticos radicales vasco-franceses, las reivindicaciones comunes de éstos y sus homólogos españoles de una Euskadi unificada que abarque territorios de ambos países y, especialmente, la desarticulación del comando itínerante de ETA, compuesto exclusivamente por franceses, han mostrado con claridad a las autoridades francesas que el "problema vasco" no es únicamente español.

De igual manera, los servicios de información policial francés no dejan de insistir a las autoridades de París sobre el riesgo que supone para Francia el asentamiento de etarras en su territorio, y como problema de fondo el independentismo que proclama su brazo político, en lo que supone de revulsivo para los grupos franceses afines.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de octubre de 1991

Más información

  • Mandos de Interior ven positiva la respuesta de Marchand a la "provocación" de Corcuera