Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos guardias civiles, asesinados a tiros en un bar de San Sebastián por dos encapuchados

Los guardias civiles Eduardo Sobrino González y Juan Carlos Trujillo García fueron asesinados a tiros ayer por dos encapuchados en un bar de San Sebastián. Éste es el primer atentado con víctimas mortales que se produce en la capital guipuzcoana desde que, en agosto, fue desarticulado el comando Donosti, el más sangriento de los que ETA tenía en activo. Dos liberados de este grupo se hallaban refugiados en Francia desde primeros de año. En medios policiales no se descarta que ambos hayan regresado a España. Sus acciones se caraterizaban por disparar a sus víctimas a escasa distancia.

El atentado que costó la vida a Eduardo Sobrino, de 33. años y natural de Pontevedra, y a Juan Carlos Trujillo, de 25 y nacido en Ciudad Real, se produjo minutos antes de las 12 de la noche.Los dos agentes se encontraban cenando en el bar restaurante El Puente, en la calle del Río Deba, del. barrio de Eguía. Ambos estaban sentados en la parte derecha del establecimiento cuando dos personas con el rostro enmascarado comenzaron a disparar desde el exterior del bar después de haber roto con las culatas de sus armas los cristales de la ventana del establecimiento.

Las balas alcanzaron a los guardias civiles por la espalda. Los agentes cayeron fulminados sobre la mesa en la que estaban cenando. El resto de las personas que se encontraban en el bar, frecuentado por agentes de la Guardia Civil, no sufrió ninguna herida.

La zona en la que se encuentra ubicado el bar El Puente se hallaba acordonada pasadas las 1.30 de hoy. En los balcones de los edificios colindantes, numerosos vecinos se encontraban asomados a las ventanas, a las que se acercaron tras oír los ruidos primero, y las noticias de la radio después.

A las 00.30 horas de hoy, el teniente coronel Enrique Rodríguez Galindo, jefe de la 513ª Comandancia de la Guardia Civil, con jurisdicción en toda Guipúzcoa, se personó en el lugar de los hechos, con el rostro demacrado y sin querer pronunciar palabra.

Los guardias civiles asesinados estaban asignados a la vigilancia de edificios públicos. Tanto Eduardo Sobrino como Juan Carlos Trujillo solían ir a menudo a comer al establecimiento en el que fueron asesinados. El primero llevaba 12 años destinado en Guipúzcoa y el segundo, seis. A la hora de cerrar esta edición no se había llevado a cabo aún el levantamiento de los cadáveres.

El último atentado terrorista en San Sebastián tuvo lugar el pasado 12 de octubre, cuando una bomba destrozó un edificio de viviendas militares en el que resultó herido Francisco Zorrilla Bengoechea, sargento jubilado de la Marina.

La bandera de San Sebastián ondeará hoy a media asta en el balcón del Ayuntamiento donostiarra, según el bando promulgado por el alcalde, el socialista Odón Elorza, el pasado día 18. Tras los atentados de ETA en Madrid del día 17, el alcalde dispuso que la bandera ondeara a media asta "como demostración ante el resto de España y Europa de nuestra oposición frontal al terrorismo de ETA y a cualquier acto de violencia".

En el mismo barrio en el que han sido asesinados Eduardo Sobrino y Juan Carlos Trujillo, ETA perpetró el pasado 16 de marzo un atentado en el que resultó muerto el guardia civil Luis Aragó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de octubre de 1991

Más información

  • Primer atentado mortal en Guipúzcoa desde la desarticulación del 'comando Donosti'