GUERRA EN LOS BALCANES

Eslovenia se convierte hoy en república independiente

A partir de hoy, Eslovenia, una de las seis repúblicas yugoslavas desde desde la II Guerra Mundial, se convertirá en un país independiente una vez que el Parlamento así lo decida en sesión ordinaria. La declaración de independencia, proclamada hace tres meses, fue congelada por una moratoria incluida en la declaración de Brioni fruto de las negociaciones bajo auspiciadas por la Comunidad Europea (CE).

Más información

VIVIANNE SCHNITZER ENVIADA ESPECIAL Ayer tarde se iniciaron las construcciones de los primeros puestos fronterizos a través de la frontera de 564 kilómetros que separan a Eslovenia de Croacia. Según informó el Ministerio del Interior en Liubliana, en los primeros meses de transición no habrá regulaciones de visados o aduaneras y se darán todas las facilidades a la población que por motivo de trabajo o familia res deba moverse entre las dos regiones. Eslovenia tiene un total de 1.206 kilómetros de fronteras el 45% de ellas con Croacia. El resto, con Italia, Austria y Hungría. Hoy también entrarán en circulación bonos reciente mente impresos que reemplazarán al dinar yugoslavo y se espera que en medio año se adopte una moneda propia, el klas. Los dos millones de eslovenos podrán cambiar a partir de hoy sus dinares en todos los bancos. Junto con la declaración de independencia entrarán en vigor nuevas leyes sobre la ciudadanía, sobre documentos de identidad, vigilancia de fronteras y seguridad en el transporte. En el Ministerio del Interior ya se han preparado los nuevos formularios para recibir los pasaportes eslovenos, más pequeños que los yugoslavos y de color azul.En un ambiente de confusión se hacen públicas las primeras regulaciones como país independiente, y la soberanía tiene mucho más que ver con complicados cambios de infraestructura y burocracia que con la abundancia de emblemas tricolores que ondean por toda Eslovenia.

Hoy también vence el plazo para que los representantes eslovenos en organismos federales regresen al Gobierno en Liubliana, lo que la gran mayoría acató hace semanas. En las negociaciones de La Haya, Eslovenia actuará como "país autónomo e independiente" y pedirá que los representantes yugoslavos dejen de tomar parte en ellas porque Yugoslavia "dejó de existir". El 18 de octubre concluirá la salida del territorio nacional de los últimos soldados del Ejército federal, unos 2.500 hombres Se mantienen aún en territorio esloveno 260 vagones cargados con armas que no podrán ser devueltos a Belgrado. Las vías de comunicación están cortadas.

El ministro de Defensa esloveno, Janez Jansa, dice que no es probable una intervención delEjército federal en Eslovenia. "La alta capacidad de defensa de Croacia hace que la posibilidad de atacar a Eslovenia sea cada vez menor". Su estrategia militar, similar a la soviética, de atacar con gran cantidad de tanques se hace muy difícil en Eslovenia.

El pasaporte número 000001

La ofensiva diplomática realiza da Por Políticos eslovenos no ho dado resultados concretos y aún no se, sabe qué país o países van e reconocer el primer pasaporte esloveno extendido con el número 000001, que lo tendrá el presidente, Milan Kucan.No hay ánimo festivo ni de júbilo en Liubliana, y el efecto de la guerra en Croacia sobre la población es evidente. La televisión croata transmite ininterrumpidamente el programa Por la paz, en el que muestra los horrores de la guerra, con un fondo musical más dramático aún.

"Ésta es la guerra de la Serbia imperialista con los croatas fascistas", comenta Ivo Vajgl, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores.

En Eslovenia se han registrado 6.000 refugiados de la zona de guerra y se espera que el número se duplique en las próximas semanas. En las regiones fronterizas con Croacia se han tomado precauciones, como evitar encender las luces de las casas durante la noche.

El ministro de Exteriores, Dimitrij Rupel, criticó la actitud de Estados Unidos y Europa ante la crisis yugoslava. "Podemos entender que Europa no esté dispuesta a mezclarse en un conflicto militar en Yugoslavia, pero de todos modos es chocante ver cómo observan pasiva y calladamente la destrucción de Croacia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 06 de octubre de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50