El niño de Masalavés con anticuerpos de sida asiste normalmente al colegio

Mercedes Redondo, madre de Ismael García, un niño de cuatro años portador de anticuerpos del sida, no podía ayer reprimir sus lágrimas. Algunos padres de alumnos del colegio público Blasco Ibáñez de la localidad valenciana de Masalavés se han negado a que sus hijos asistan a clase mientras Ismael no tenga un tutor particular.

"En el cerebro tienen una muralla y no quieren comprender", decía ayer Mercedes Redondo refiriéndose a los padres que no llevan a sus hijos al colegio. Los padres de Ismael decidieron adoptar al pequeño cuando éste tenía cinco meses. "Fuimos al hospital General de Valencia", explica la madre de Ismael, "porque nos dijeron que tenían un niño con anticuerpos del sida y que si queríamos lo podíamos adoptar. Lo vimos tan hermoso y simpático que nos lo quedamos. Cada trimestre le hacemos un reconocimiento, y los médicos dicen que está perfectamente, que tiene muchas defensas".Los vecinos de Masalavés, una población de 1.541 habitantes, están divididos. La mayoría considera que Ismael debe ir a clase y comprende que no existe ningún peligro de contagio.

Sólo ocho compañeros

Pero esta actitud no es compartida por todos. Ayer, de los 14 niños que están matriculados en primero de preescolar, sólo fueron ocho. "No nos oponemos a que el niño vaya al colegio, sólo queremos que le asignen un tutor particular para que lo controle, sobre todo en el recreo, que es el lugar donde existe más peligro. No pedimos que esté en una clase aparte, sólo el tutor. ¿Quién dice que mi hija no puede morderle o cualquier cosa?", decía ayer Milagros Bosch, una de las madres que ha decidido no llevar a su hija al colegio.

La directora del centro, Vicenta Torres, dejó muy clara ayer su posición: "Ismael vendrá a clase y no le pondremos ningún tutor, porque eso supondría también una discriminación". El pasado lunes, durante una reunión con los padres de alumnos, una doctora explicó cómo se puede transmitir el virus de inmunodeficiencia humana (VHI), y dejó claro que Ismael no está enfermo del sida, sólo es portador de anticuerpos.

Mientras en la calle corrillos de mujeres discutían sobre la escolarización del niño, Ismael jugaba en el patio del colegio. "Hoy no he aprendido nada, pero ayer aprendí a escribir", explicaba Ismael, que aseguró que tiene dos amigos y que lo que más le gusta es jugar al fútbol.

El pequeño eldense Miguel Ángel Guerrero Falcó, de cinco años de edad, no acudió ayer al colegio Miguel Servet de Elda ya que su familia todavía no ha presentado el certificado médico que se pide a todos los escolares para formalizar la matrícula, informa Menchu Illán. El niño es portador de anticuerpos del sida, que heredó de su madre, Inmaculada Falcó, de 24 años, heroinómana desde su adolescencia. La dirección del centro ha asegurado que el estado del pequeño no será óbice alguno para su escolarización, que está garantizada. Los padres del resto de alumnos todavía no han tomado ninguna decisión. [En relación con estos dos casos la Generalitat Valenciana aseguró que garantizará el derecho a la escolarización y a la intimidad de los niños de Masalavés y de Elda].

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 25 de septiembre de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50