Woody Allen ficha por la Fox

El cineasta rechaza una oferta de Disney

Uno de los matrimonios mejor avenidos de Hollywood, el compuesto por el cienasta Woody Allen y la productora Orion, está a punto de romperse. Allen ha firmado un precontrato con la 20th Century Fox para rodar tres películas. El acuerdo sólo será efectivo si Orion, que está atravesando una grave crisis financiera, no consigue remontar sus problemas. Allen cree que la crisis de Orion puede alterar o dañar su ritmo de trabajo, y ha desestimado una oferta de Walt Disney Studios.

El precontrato de Allen y la Fox representa la señal de alerta más grave que podría recibir Orion. Allen ejercerá su derecho a abandonar su productora si en noviembre no le han garantizado los fondos para rodar su nueva película. La producción de los trabajos del cineasta neoyorquino no requieren fabulosas sumas de dinero, pero sus taquillas tampoco están en concordancia con el nivel intelectual de su trabajo.Charles Joffe, uno de sus productores favoritos, ha declarado en Manhattan que Allen estarla dispuesto a hacer el salto a la Fox este mismo año, pero que siempre dejará una opción a Orion para recuperarle.

Las negociaciones de Allen con la Fox han sido muy públicas. Hace unas semanas, el director de Manhattan, Annie Hall, September, Zelig, Alice y otras tantas obras maestras, estuvo almorzando en el restaurante The Russian Tea Room con Joe Roth, presidente de la Fox. Su almuerzo trascendió de inmediato, y la prensa de Nueva York supo hasta la marca de vino elegida por los dos comensales.

El acuerdo de Allen y la Fox cierra el paso al intento de la Walt Disney Studios de hacerse con los trabajos del genial director. Al parecer, Allen no estaba de acuerdo con la cortapisa impuesta por Disney de no gastar en ninguna de sus películas más de 17 millones de dólares y de no entregar a Allen el total control sobre sus producciones. Allen ha recibido otras ofertas. La TriStar también intentó ficharle, aunque sin éxito.

Prestigio

La relación de cualquier productora con Allen es una cuestión de prestigio más que una cuestión de dinero. Sus películas nunca arrasan, ni superan tampoco récords de taquilla. Algunas veces son, incluso, deficitarias.

Su última película, Alice, en la que una vez más encumbra a su esposa, Mia Farrow, costó 16 millones de dólares y sólo recaudó 6,8 millones en Estados Unidos. La película doblará esta cifra en el extranjero, especialmente en Europa, donde Woody Allen cuenta con millones de adeptos, y en el mercado del vídeo, donde las cintas de Allen suelen estar entre las preferidas del gran público.

Su nueva película, Sombras y niebla, será estrenada la próxima primavera y ha costado 20 millones de dólares. El presupuesto se ha desmadrado un poco porque Allen ha utilizado a Joddie Foster, Madonna, John Malkovich y, cómo no, su musa, Mia Farrow.

La película cuenta con Allen en el reparto. En esta ocasión el director interpretará el papel de un infeliz, un trabajo similar al que desarrolló en Delitos y faltas (1989). Sombras y niebla es una película en blanco y negro y Allen la ha calificado como una comedia".

El precontrato firmado por Allen con la Fox no esconde tampoco ningún interés lucrativo por parte del director. Según Joffe, el documento contiene exactamente las mismas condiciones que el de Orion. Allen suele estar feliz con presupuestos de 15 millones de dólares y otros cinco adicionales sólo si es necesario.

"A Allen no le gusta gastar dinero por el simple hecho de gastar", explica Joffe, que califica a Allen como un director muy responsable, cuya su única preocupación es el pleno control de sus películas, incluso cuando el rodaje y el montaje han finalizado y se inicia la promoción".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 02 de septiembre de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50