Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ertzaintza detiene a ocho presuntos etarras tras la muerte de un miembro del 'comando Vizcaya'

La Ertzaintza (policía autonómica vasca) culminó ayer una operación contra el comando Vizcaya de ETA iniciada hace cinco meses al matar en un tiroteo a uno de sus miembros liberados (a sueldo de la organización), Juan María Ormazábal Ibarguren, El Turko; herir a otro, José María Mendinueta, Manu, y detener a siete presuntos etarras más. Con la intervención policial en el barrio bilbaíno de Begoña, los agentes de la Ertzaintza evitaron un atentado y neutralizaron uno de los pocos comandos operativos con los que contaba ETA, a falta de detener al tercer liberado, Juan Carlos Iglesias Chouzas, Gadafi.

El incremento de la presencia policial en Bilbao y sus alrededores había forzado a los integrantes del comando Vizcaya a buscar nuevos escenarios para sus acciones armadas, fundamentalmente en la vecina comunidad de La Rioja, donde en los últimos meses se habían sucedido varios atentados.La Ertzaintza había localizado a algunos miembros del comando tras el atentado del 18 de agosto contra una base de tráfico de la Guardia Civil en Logroño. A partir de esas pistas, se ultimó un plan de ataque contra los etarras, que la Ertzaintza aceleró al tener constancia de que los activistas estaban preparando otro atentado.

En el parque de Etxebarria, en el barrio bilbaíno de Begoña, los feriantes apuraban en la noche del jueves la resaca de la Semana Grande. De pronto, una barraquera oyó "un sonido como de fuegos". Testigos presenciales aseguran que en esos momentos empezó a correr la gente gritando "son disparos".

La operación había comenzado poco antes, según la policía. Los ertzainas siguieron a los integrantes del comando por Bilbao hasta el parque, donde iba a tener lugar una reunión de activistas de ETA. Los dos liberados del comando iban, acompañados por otros tres presuntos etarras -Itziar Martínez S., de 21 años; Pedro Mariano Markez, de 25, y Félix Abrisketa M., de 23- que no opusieron resistencia a su detención, según la policía. En cambio los liberados Juan María Ormazábal, El Turko, y José María Mendinueta, Manu, se introdujeron en un vehículo para huir.

En el turismo les esperaba un ertzaina de paisano que participaba en la operación. Al ser amenazado por El Turko, el policía abandonó el vehículo y comenzó el tiroteo, en el que el agente resultó herido grave. El ertzaina continuaba anoche en el hospital de Basurto.

Según la versión oficial, Ormazábal llevaba dos pistolas. Antes de ser abatido por las balas de la Ertzaintza -justo cuando intentaba rematar al policía herido- el etarra vació uno de sus cargadores y parte del otro. Su compañero echó a correr, pero fue alcanzado por un disparo en una pierna y se desplomó a pocos metros. El último parte médico calificó su estado de grave. Durante el tiempo que duró el tiroteo se vivieron escenas de pánico en el recinto ferial, según confirmaron varios testigos.

Registros

La segunda fase de la operación se centró en el registro de seis viviendas y terminó con la detención de cuatro personas más: Francisco Javier Ganuza M., de 22; Josu Unanue M., de 28; Ana Isabel Santos E., de 26, y Raúl Ibáñez D., de 27. Los tres primeros son naturales de Basauri (Vizcaya) y el cuarto es de Villaescusa (Cantabria). La policía les intervino tres pistolas, una caja con 379 proyectiles, un cargador con 12 balas, una granada marca ETA, otra similar ya. armada, una granada militar y documentación.[El juez de la Audiencia Nacional Carlos Bueren tomó ayer declaración en el hospital de Basurto al presunto etarra herido en el tiroteo, según informa la agencia Efe].

El portavoz del Gobierno vasco, Joseba Arregui, mostró su satisfacción por la desarticulación del comando y resaltó la capacidad operativa desarrollada por la Ertzaintza.

Mientras, las Gestoras pro Amnistía calificaron la intervención de la Ertzaintza de "emboscada criminal". Los abogados de la familia del etarra fallecido denunciaron ayer que, según el resultado de la autopsia realizada en el hospital de Basurto, El Turko falleció de un disparo en la sien derecha realizado a menos de 10 centímetros de distancia, versión que rechazó el departamento de Interior del Gobierno vasco.

Al menos seis personas fueron detenidas anoches durante los incidentes que siguieron a la manifestación convocada por KAS en protesta por la muerte del activista etarra. La manifestación, que congregó a unas 500 personas, fue dispersada por la policía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de agosto de 1991

Más información

  • Los agentes sabían que los activistas iban a reunirse en el lugar donde se produjo el tiroteo