Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Espada se vuelve paloma

El otrora duro presidente Luis Espada, terror y halcón de la empresa por su facilidad para desenfundar el pañuelo verde y devolver a los bicornes inválidos al corral, regresó de las vacaciones irreconociblemente transmutado en blanda paloma al respecto. Con esta nueva imagen, pasó ampliamente de las inquinosas y justas protestas del escaso cotarro por a invalidez del segundo y sexto novillos.

Perjudicó a estos espectadores y, sobre todo, a El Puchi, un diestro hambriento de contratos, que compareció en Madrid en novillero: con entrega y disposición máximas. Además apuntó detalles de cierto aroma y buen manejo de los engaños. Pero ese futuro que se jugaba a dos cartas se quedó, en principio, en una por culpa del usía, al no cambiar éste el escandalosamente inválido segundo, que se descuajeringaba. por doquier.

Tabernero / Atienza, Puchi, Sanjuán

Novillos de Viuda de Alicio Tabernero, serios, cuajados, manejables -excepto 5º, manso-, nobles y flojos. Julio Atienza: algunos pitos; pitos. El Puchi: silencio; ovación con algunos pitos cuando saluda. Jesús Sanjuán: más palmas que pitos cuando saluda; silencio. Las Ventas, 25 de agosto. Menos de media entrada

Regusto y temple

Aún así, le veroniqueó con lentitud y mostró cierto regusto y temple entre panzada y panzada del animal. Los hados del destino no estaban ayer por el chaval, porque le tocó el único garbanzo negro, en cuanto a manejabilidad, del encierro. Era el quinto, badanudo, con trapío y bella estampa, al igual que sus hermanos, pero mansote y distraído.El Puchi le extrajo una verónica y porfió valerosamente con la muleta en la querencia a tablas de su enemigo. Seguro que pensó que contra los hados del destino del sorteo no se puede luchar, pero mira que actuar en Madrid en la reaparición de un usía antes Doctor Jekill, y ahora Mister Hyde. Y si no lo pensó ya se lo recordaron a Espada con fuertes invectivas desde los tendidos.

A un cangueloso y ambrollero Julio Atienza igual le hubiera dado uno que otro presidente, uno que otro novillo, pues su actuación fue bastante indecorosa en un diestro sin contratos. Lo mismo casi que a Jesús Sanjuán, muy verde y escaso de arcanos táuricos, aunque voluntarioso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de agosto de 1991

Más información

  • LAS VENTAS