Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro heridos al estallar un paquete bomba en la sede del Gobierno de La Rioja

Cuatro personas tuvieron que ser atendidas de heridas leves por cortes de cristales al estallar ayer un paquete bomba en el despacho del control de entrada de la sede del Gobierno de La Rioja, en Logroño. El paquete, remitido al apartado postal del Ejecutivo, no fue manipulado, y ya estaba en el despacho donde explotó cuando el jueves se celebró el Consejo de, Gobierno en una habitación contigua. Los dos kilos de amonal destrozaron la sala de control, pero sólo produjeron heridas leves al ordenanza encargado de repartir el correo. El presidente del Ejecutivo, José Ignacio Pérez, del PSOE, dijo que el edificio no dispone de detector de explosivos.El atentado, presumiblemente atribuible a ETA, es el primer ataque terrorista contra el Gobierno de la Comunidad Autónoma de La Rioja. Sobre las 11.15, Enrique Villar Gallego, de 45 años, se encontraba en la sala de control de entradas ordenando la correspondencia del día cuando sobrevino la explosión. A pesar de todo se incorporó de entre los escombros y consiguió llegar al vestíbulo del palacete a través de una puerta. interior, donde se desplomó. El y otras tres personas, dos funcionarios y una visitante, fueron trasladados al hospital San Millán de la capital riojana, con heridas producidas por cortes de cristales. Los cuatro fueron dados de alta durante el día de ayer.

Según manifestaron fuentes de la policía, fue una suerte que el tren de explosión de la bomba, es decir, la dirección de la fuerza, fuera de arriba hacia abajo. "Si llega a estallar en otra dirección no sé el número de víctimas humanas que hubiéramos tenido que contar", declaró el presidente del Gobierno autónomo, José Ignacio Pérez.

El paquete estaba dirigido al apartado postal del Ejecutivo, sin precisar más, y llevaba al menos dos días sobre una mesa en el sala en la que estalló, según confirmó un empleado. El presidente del Gobierno riojano, José Ignacio Pérez, declaró ayer que el edificio no dispone de detectores de explosivos porque ya existe ese servicio en Correos, aunque no pudo precisar la vía por la que había llegado el paquete. El ordenanza no estaba manipulando la bomba en el momento en el que explosionó.

Según José Ignacio Pérez, "difícilmente se pueden encontrar explicaciones y adjetivos para este tipo de actos", y subrayó que el atentado contra la sede del Gobierno "reúne unas características especiales por lo indiscriminado que es, ya que nunca el Ejecutivo había sido amenazado".

El ala izquierda del edificio del Gobierno de La Rioja, situado frente al céntrico parque del Espolón, es una zona transitada por el público. Justo frente a la sala en la que estalló el paquete bomba hay un pasillo en el que suelen esperar, haciendo cola con bastante frecuencia, un buen número de personas que acuden a pagar sus impuestos. Un funcionario confirmó además que ayer acababa el plazo de presentación de solicitudes para las oposiciones públicas de técnicos auxiliares, que habían atraído a un gran número de gente.

Por otra parte, el Palacio de Justicia de Logroño tuvo que ser desalojado poco después de la una de la tarde al recibir una llamada telefónica que advertía de la colocación de una bomba en su interior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de agosto de 1991

Más información

  • El explosivo llevaba varios días en el edificio