Tumultuosa junta con acusaciones contra Soler Padró

Los prolegómenos de la junta de ayer fueron tumultuosos, con alrededor de 1.000 trabajadores de La Seda acompañados de familiares que se manifestaban a las puertas del edificio donde debían reunirse los accionistas de la compañía. A la convocatoria acudieron trabajadores de las plantas de El Prat (Barcelona) y Alcalá de Henares (Madrid). Soler Padró tuvo dificultades para superar la barrera de trabajadores que le increpaban y le afeaban su actuación en los últimos días acusándole de "testaferro" y de "payaso vendido a Akzo".El presidente de La Seda, Lorenzo Gascón, y el secretario del consejo, Juan Antonio Picardo, impidieron el acceso de Soler Padró a la junta basándose en una argucia legal sobre la titularidad de las acciones que había adquirido por una peseta a Akzo. Al no poder acceder el abogado, la junta se suspendió por falta de quórum, ya que sólo estaba representado el 5% del capital.

Más información
Los bancos acreedores de La Seda, salvo Banesto y los extranjeros, se querellan contra Akzo

La estrategia de Gascón consistió en situar a Soler Padró ante la disyuntiva de no asistir a la junta o hacerlo en representación de Akzo, y no a título personal. De esta forma, la multinacional holandesa se hubiera visto implicada en los acuerdos tomados por los accionistas, a pesar de que la representación & Akzo en España ha proclamado reiteradamente que desde la venta de su paquete de acciones a Soler Padró ya no tiene ninguna vinculación con La Seda. Al mismo tiempo, Soler Padró hubiera quedado en evidencia al asistir a la junta por mandato de Akzo, y no a título personal, dando pie a las acusaciones de testaferro de la multinacional holandesa lanzadas días atrás por los bancos acreedores y ayer mismo por los trabajadores de La Seda.

Lorenzo Gascón afirmó ante los accionistas, refiriéndose a Soler Padró: "No ha entrado porque no ha querido". "Yo no lo he visto, pero sé que tiene la representación de las acciones de Akzo por delegación de Enka Holding, tenedora de las acciones de Akzo. Y lo sé porque esta misma mañana [ayer] he hablado cinco veces con la máxima representación de Akzo", añadió.

Jacinto Soler Padró negó anoche en rueda de prensa que tuviera poderes de Akzo, pero anunció que ya los ha solicitado a la multinacional y que hoy se presentará a la segunda convocatoria de la junta aunque sea representando a Akzo: "Ha sido una trampa saducea para vincularme a Akzo; pero mañana [hoy] sí iré, porque ahora ya ha quedado claro que yo no soy un testaferro". En tono conciliador, declaró también que ya ha comunicado a los bancos la aceptación de las condiciones de éstos para refinanciar la deuda de La Seda. "Son unas condiciones insuficientes, pero que dadas las circunstancias debemos aceptar".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS