Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El escándalo de la Bolsa de Tokio alcanza al ministro de Finanzas japonés

El sector Financiero japonés responsabiliza al ministro de Finanzas, Ryutaro Hashimoto, de parte de las prácticas irregulares de las grandes sociedades de valores niponas. Los partidos de la oposición comparten esta postura y consideran que Hashimoto es culpable de no haber establecido un control regular de las actividades de estas sociedades, que compensaron indebidamente a sus grandes clientes por el desplome de la Bolsa de Tokio desde octubre de 1987 y sobre todo durante 1990.El lunes pasado dimitió de su cargo Setsuya Tabushi, conocido como el gran Tabushi, máximo ejecutivo de Nomura (la mayor sociedad de valores del mundo), quien admitió la implicación de su compañía en cubrir las pérdidas de los grandes clientes y aseguró estar dispuesto a declarar ante el parlamento y dar los nombres de las compañías beneficiadas por las compensaciones.

Yoshihida Tabushi, mini Tabushi, que no tiene parentesco con el anterior y que era el presidente de Nomura, dimitió en cuanto salió a la luz el escándalo. Recientemente declaró que el ministro Hashimoto no sólo conocía las prácticas irregulares, sino que además las aprobaba. El viceministro a cargo de los asuntos internacionales en el Ministerio de Finanzas admitió la colisión de intereses entre los "controlados y los controladores".

Nomura, Yamalchi, Nikko y Daiwa están siendo investigadas. Además, están implicadas otras 18 de menor tamaño. Ante la dimensión del escándalo, la opinión pública y la oposición piden al Gobierno que la investigación y los interrogatorios sean públicos. Petición que el Gobierno ha rechazado, por lo que se sospecha la implicación de miembros del partido en el poder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de julio de 1991