Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Policía Municipal cierra 54 puestos de venta con licencia en la plaza de Castilla

La Policía Municipal impidió ayer que los 54 vendedores establecidos desde hace 15 años en la plaza de Castilla montasen sus puestos. Estos comerciantes, que cuentan con los permisos para ejercer su actividad, se concentraron ayer en la plaza para reivindicar "un sitio para vender". El pasado 18 de julio, el concejal de la Junta de Chamartín, Miguel Cantos, comunicó verbalmente a los representantes de los vendedores que desde el lunes 22 no podrían volver a comerciar en esta plaza."De 1981 a 1989, el Ayuntamiento dio licencias a todos, pero en abril de 1990 dejaron de cobrarnos el permiso y nos dijeron que podíamos vender mientras no estorbásemos en las obras de la plaza", asegura Driss Laamarti, un marroquí veterano en la zona. "Sólo defendemos nuestro puesto de trabajo, aquí o en otro barrio", añadió otro vendedor.

Los titulares de los puestos de la plaza de Castilla son mayoritariamente inmigrantes marroquíes y latinoamericanos, que tienen regularizada desde hace años su situación laboral. El precio pagado por estos chiringuitos, de dos metros de lado, ascendía a 1.469 pesetas mensuales por metro cuadrado en 1990, último año en el que se pagaron las tarifas. Este diario intentó ayer sin éxito conocer la versión de Miguel Cantos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de julio de 1991