Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos dos presuntos colaboradores del 'comando Matalak'

La policía de Vizcaya detuvo durante la madrugada de ayer a dos personas para investigar su presunta relación como colaboradores con la organización terrorista ETA, según informó el Gobierno Civil. Se trata de Joseba Andoni Madariaga, de 32 años, y de su novia Silvia María Unzalu, de 29.

Ambos son sospechosos de realizar labores de apoyo e insfraestructura para el comando Matalak, desarticulado el 6 de junio pasado cuando estaba a punto de perpetrar un atentado, y posiblemente también para el comando Vizcaya.

Joseba Andoni Madariaga, según cree la policía, ha podido alojar en su piso del barrio de Olaveaga, en Bilbao, a liberados del comando Vizcaya. Madariaga se encontraba en paradero desconocido desde la detención de tres activistas del comando Matalak el 6 de junio pasado, en Baracaldo (Vizcaya). Los detenidos intentaban colocar una bomba en el coche de un funcionario de policía.

Incomunicados

Las investigaciones posteriores permitieron detener a tres presuntos colaboradores y descubrir dos escondites con armas. Madariaga y Unzalu fueron identificados y capturados en la calle, a la una de la madrugada, según fuentes oficiales. Los dos se encuentran incomunicados en la jefatura superior de policía de Bilbao.

Entre los presuntos colaboradores del grupo Matalak identificados y huidos se encuentra también el miembro de la Mesa Nacional de Herri Batasuna (HB) y ex parlamentario autonómico de la coalición Felipe Pipe San Epifanio. San Epifanio representaba en la Mesa Nacional a HASI (Partido Popular Socialista Revolucionario). Este partido forma parte asimismo de la KAS (Coordinadora Abertzale Socialista), junto a otras organizaciones legales como el sindicato LAB y la organización terrorista ETA.

El fugitivo, antiguo miembro y dirigente de la organización juvenil de la Coordinadora Abertzale Socialista, Jarral, está acusado por uno de los miembros del comando Matalak de haberle entregado una pistola.

En 1985 fue condenado por la Audiencia Nacional a cuatro meses de arresto por incendio y desórdenes públicos.

Otra persona detenida en 1984junto a Felipe San Epifanio por lanzamiento de botellas incendiarias, Fernando del Olmo, se encuentra en prisión acusada de colaborar con un grupo de la organización terrorista ETA responsable de una veintena de atentados y de haber perpetrado seis asesinatos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de julio de 1991

Más información

  • La operación contra los supuestos etarras se desarrolló en Vizcaya