Cartas al director
i

Incoherencia en la Exposición de Sevilla

Decido mandar esta carta a la vista de la noticia y comentarios aparecidos en EL PAÍS del pasado 4 de julio en los que se recoge la supuesta explicación que los responsables del pabellón de España en la Expo 92, dan a propósito de la rescisión de contrato que ha sufrido el arquitecto Julio Cano Lasso, en relación con la dirección de sus obras, para permitir la introducción de modificaciones en el proyecto, que ya se encuentra en avanzado estado de construcción.Es ridículo e indignante, desde un punto de vista estrictamente profesional, que se pretenda enmascarar una arbitraria expulsión forzada a través de conocidos mecanismos de presión, entre otros la mentira, como tales responsables pretenden creando la imagen de dimisión voluntaria.

Mecanismos de presión que constantemente se están manipulando sin que la legislación correspondiente, ni los colegios profesionales tengan medios ordinarios para afrontarlos.

Es igualmente ridícula e inconsistente la afirmación de que el cese de Julio Cano Lasso como director de obras del pabellón de España se deba a que "el arquitecto pretendía levantar un pabellón para gente elitista" y también por "contradicciones existentes entre criterios arquitectónicos y expositivos".

Sin duda se pretende con semejante sesgada información insistir en la creación de la imagen de que los arquitectos hacemos "lo que queremos", cuando en realidad "damos forma a lo que se nos encarga".

El pabellón de España en la Expo 92 fue objeto de un concurso en el que yo también participé y conozco muy bien, por tanto,

Pasa a la página siguiente

Incoherencia en la Exposición de Sevilla

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de julio de 1991.

Lo más visto en...

Top 50