Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pujol animó en diciembre al presidente de Eslovenia a un radicalismo nacionalista de "ahora o nunca"

El presidente de la Generalitat, Jordi Pujo¡, animó el pasado mes de diciembre al presidente de Eslovenia, Mitan Kucan, a radicalizar sus posturas nacionalistas y se mostró convencido de que el momento actual es idóneo para configurar un nuevo mapa en el Este europeo. Pujo¡, interlocutor privilegiado del político esloveno, ha sostenido estos días que la actitud de algunos responsables comunitarios en el conflicto yugoslavo es ambigua e hipócrita, ya que al exigir la unidad del país balcánico olvidan que la estabilidad en la zona es incompatible con "la unidad a cualquier precio".

En la visita que el pasado mes de diciembre Kucan realizó a Cataluña, Pujol fue informado por el propio presidente de Eslovenia de la convocatoria de un referéndum para conocer el sentimiento de la población respecto a la independencia. En aquella ocasión, Pujol ofreció una cena oficial a Kucan en la que, como suele ser habitual en él, no se limitó a efectuar un brindis protocolario.Los colaboradores de Pujol recuerdan ahora la "total sintonía" mostrada por el presidente catalán "hacia los planteamientos de Kucan". En un discurso que ahora ha cobrado plena actualidad, Pujol manifestó: "Les quiero decir que lo que no consigan ahora [respecto a la independencia] no lo conseguirán más tarde, dentro de unos años". Y agregó: "No he de entrar en lo que es su objetivo, pero ahora es un momento lleno de esperanzas y de inquietudes".

El presidente de la Generafitat continuó su reflexión: 'Ta paz europea y la convivencia se podrían sustentar sobre el silencio de los países pequeños, de las lenguas y de las culturas no dominantes, y podría haber alguien que dijera que la paz y la unidad europea se tienen que basar sobre el ahogo de tradiciones históricas no dominates". "SI así fuera, ¿qué tipo de paz y de justicia sería ésta? ¿Qué Europa sería ésta que tuviera que basarse sobre el silencio, el olvido y la marginación de muchos países, de muchas lenguas y de muchas culturas? Usted, señor presidente, ya me entiende", subravó.

El presidente catalán ha propugnado en privado que el futuro mapa europeo dé un trato diferenciado a Eslovenia y a las repúblicas bálticas, caso, en cambio, que no sería el de Eslovaquia.

Pujol no sólo mantiene unas cordiales relaciones con Kucan, sino que, en su calidad de vicepresidente de la Asamblea de las Regiones de Europa (ARE, organización. consultiva de la CE que engloba a más de 160 regiones europeas) y encargado de lasrelaciones con las regiones dle ESte, facilitó que en 1989 se aceptara a Eslovenia como observadora permanente de dicho organismo.

El ministro de Cultura, Jordi Solé Tura, echó en falta el pasado lunes en Barcelona de un proyecto de política europea conjunta del Gobierno y de las comunidades autónomas. Solé Tura propugnó instituiconalizar una conferencia permanente que reuniera al presidente del Gobierno junto con los presidentes de las comunidades autónomas. Aunque no citó a Pujol, Solé Tura dijo que había políticos que "jugaban con fuego" al alimentar posiciones tendentes a romper algunos Estados del este de Europa. Como ejemplo, se refirió al incidente ocurrido hace unas semanas en Bratislava, capital de Eslovaquia, cuando Jordi Pujol pasó revista a una compañía del Ejército de la República Federativa Checa y Eslovaca que le rindió honores con banda y música.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de julio de 1991

Más información

  • El jefe del Gobierno catalán subrayó ante Kucan el buen momento para sus aspiraciones