Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos artificieros fallecidos y otro clínicamente muerto al explotar un paquete bomba en Madrid

Un paquete bomba hizo explosión sobre las 10.15 de la noche de ayer en la empresa Express Cargo, en el polígono industrial de Villaverde, de Madrid, matando a dos artificieros y dejando a un tercero clínicamente muerto. El paquete, con unos siete kilos de explosivo, había sido enviado desde Valladolid a un alto cargo de¡ Ministerio de Justicia, que no quiso recogerlo el pasado jueves. Desde ese día, según mensajeros de la empresa, el paquete ha permanecido en el almacén. El artefacto, con una trampa consistente en un doble detonante, estalló cuando era manipulado por los artificieros. Los fallecidos son el subinspector Pedro Domínguez Pérez y el oficial Luis Claraco López. El también oficial José Luis Jiménez Barreno estaba anoche clínicamente muerto.

El paquete había sido remitido desde Gráficas Jotasu, en la calle Ángel García, número 7, de Valladolid. Fuentes policiales señalaron que en esa dirección hay un solar abandonado. El bulto había permanecido catalogado como "incidencia" en la nave de Express Cargo, en la calle de San Cesáreo, desde el pasado jueves, tras ser devuelto en la sede del Ministerio de Justicia, en la calle de San Bernardo, según los trabajadores. Una llamada anónima recibida a las cinco de la tarde de ayer en la delegación de Express Cargo en Aranda de Duero (Valladolid) advirtió de que se trataba de un explosivo.Los Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos (TEDAX) llegaron a la empresa sobre las seis de la tarde de ayer y adoptaron todo tipo de precauciones, según la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Los funcionarios utilizaron un robot para desplazar el paquete. Según informa Efe, los artificieros cebaron el bulto en dos ocasiones.

"No arriesgar nada"

Según fuentes policiales, los agentes tenían órdenes expresas de sus superiores de "no arriesgarse nada" en su labor de desactivación. Después de varias horas de trabajo, sobre las 10. 15 de la noche, el paquete hizo explosión, alcanzando al subinspector de los grupos TEDAX Pedro Domínguez Pérez y a los oficiales Luis Claraco López y José Luis Jiménez Barreno. Los dos primeros ingresaron, muertos en el Doce de Octubre, y el tercero se encontraba anoche clínicamente muerto, informa Ana Alfageme.

La onda expansiva derrumbó 35 metros cuadrados del tejado de la nave. El paquete tenía unas dimensiones de 40 centímetros de largo, 15 de grosor y 20 de ancho. Los medios informantes añadieron que el destinatario era un subdirector de personal del Ministerio de Justicia llamado Jesús M. En el ministerio hay varios subdirectores de personal.

Un trabajador de Express Cargo señaló que el paquete había sido recibido el jueves. La empresa entrega los envíos en 24 horas, pero al ser rechazado en destino y no localizarse el remitente, fue devuelto al almacén hasta que fuese posible resolver "la incidencia". El bulto quedó almacenado hasta que ayer fue recibida la llamada anónima.

La empresa Express Cargo tiene su sede en la calle San Cesáreo, en el polígono industrial de Villaverde, junto a la carretera de Andalucía, en Madrid. Al lugar de la explosión acudieron el ministro del Interior, José Luis Corcuera, quien, tras inspeccionar el lugar, se marchó en su coche oficial sin hacer ningún tipo de declaraciones, al igual que el director general de la Policía, José María Rodríguez Colorado.

El todavía alcalde de Madrid, el centrista Agustín Rodríguez Sahagún, también en el lugar de los hechos, señaló: "Basta ya de violencia, basta ya de asesinatos, de sembrar la falta de comprensión y la intolerancia".

El paquete era muy similar al que hizo explosión el pasado jueves en la cárcel sevillana Sevilla- 1 y que provocó la muerte a cuatro personas y heridas de diversa consideración a otras 30.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de julio de 1991

Más información

  • El artefacto había sido remitido a un alto cargo de Justicia