Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército de EE UU oculta un accidente en la guerra del Golfo

El Ejército de Estados Unidos ha intentado encubrir uno de los errores más graves de las fuerzas de la coalición en el golfo Pérsico, que costó la vida a siete soldados estadounidenses al estallar armas norteamericanas. Los familiares de las víctimas, de un lado, y la prensa, del otro, han recibido relatos divergentes sobre los hechos. Una de las versiones es que los siete murieron al despejar minas iraquíes; la otra versión es que el accidente fatal fue debido a explosivos estadounidenses.De la investigación llevada a cabo por The Independent on Sunday se desprende, a través de entrevistas con testigos y expertos en explosivos del Ejército de Estados Unidos, que los soldados murieron al tratar de eliminar bombas norteamericanas sin explotar, labor para la que no estaban cualificados, y después de que oficiales del Ejército desoyeran una advertencia urgente de seguridad hecha por expertos en explosivos.

El teniente coronel Mark Pierson, jefe del departamento de eliminación de explosivos del Ejército estadounidense en el Golfo, afirmó que los siete murieron "haciendo algo que no debían hacer y acerca de lo cual no sabían nada".

Tercer caso

Pese a las circunstancias y a la gravedad del hecho -es el tercer caso en importancia de toda la guerra del Golfo por número de bajas en un solo incidente-, no ha existido una investigación oficial. Soldados presentes en el lugar recibieron orden de no comentar el accidente con los medios de comunicación. Los detalles nunca fueron publicados anteriormente, y las familias de las víctimas desconocen aún todas las circunstancias de las muertes.

El accidente ocurrió el 26 de febrero en el aeropuerto iraquí de As Salman, ocupado por la coalición, durante el tercer día de la ofensiva en suelo iraquí. Las siete víctimas eran ingenieros de combate del Ejército de EE UU, pertenecientes a la 821 División Aerotransportada, cuya atribución principal era la construcción en primera línea de combate -como la construcción de defensas con sacos de arena- o eliminar obstáculos como alambradas de espino durante un avance.

Murieron al despejar a mano de la pista de aterrizaje del aeropuerto bombas estadounidenses BLU-97B sin explotar. El transporte manual de bombas sin detonar es altamente peligroso y contraviene todas las recomendaciones de seguridad para la eliminación de bombas. Los hombres, dos de los cuales eran oficiales, estaban a escasos metros de los artefactos cuando éstos explotaron, lo que es otra violación de las normas de seguridad. Copyright, The Independent/ EL PAÍS

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de junio de 1991